Una polla

Si, una polla ha sido lo más destacado del glorioso día de hoy en la pasarela Cibeles. Polla, pene, cipote, incluso colilla dirían algunos.

La foto no tiene precio. Una polla en relieve por encima del pantalón y un pavo con cara de, que cojones hago yo aquí si iba para ingeniero, y además sonriendo y todo. Que atrevida es la diseñadora, ha roto todos los moldes, los esquemas, y ha acaparado todos los flashes con su genuino conjunto llamado el hombre-polla.

Porque claro, como ni dios ve las pasarelas, y a ni dios le interesan, pues tienen que inventarse algo para salir en los titulares. Este año ha sido un pene, otros años te salen con máscaras en plan sado, (no mietno, han llegado a “desfilar” incluso con sogas al cuello) o con peinados que parecen jaulas de pájaros. Estoy esperando el año en que las anorexias salgan desnudas y aplaudamos la gran proyección que le ha dado el modisto de turno al inexistente traje. Para el año que viene sin ir más lejos, van a llevar un cesto incorporado en el bolso para vomitar después de comer.  Y para dentro de dos años -siempre, según las tendencias que marcan las altas esferas- se van a poner los pantalones en la parte de arriba, y la camiseta de falda, reinventando así todo lo visto anteriormente y dándole un giro radical al concepto de costura y al estilo de vida cosmopolita.

Como sabemos, las pasarelas, aparte de servir para ver gente en un estado de desnutrición al borde de la muerte, también sirven para decirnos lo que tenemos que llevar puesto en nuestra vida cotidiana. Este verano los rumores dicen que se va a llevar el verde claro con tonalidades que evocan los cantos de los chimpancés albinos en celo del áfrica subsahariana junto con un maquillaje intenso con tonalidades violetas. Pero la verdad, es difícil que la alta costura llegue a la calle, así que están pensando en directamente dejar el agujero, o poner un tejido transparente, para ir enseñando los genitales reales, y así nos será más fácil elegir pareja y no llevarnos después sorpresas desagradables en cuanto a tamaño y apariencia.

Pero lo que pasa que la gente de la calle no entendemos a los artistas. Han pensando en todo, y los más espectacular del traje no es si la polla es grande o pequeña, que los mindundis solo nos quedamos en los detalles escabrosos. Lo realmente interesante, es que, estos genios han puesto un brazo de mentira, y el brazo real de la persona va por debajo de la chaqueta, todo una obra de arte brazo-polla.

6 comentarios sobre “Una polla”

  1. “APARTE” es todo junto… viene de “apartar”. Siento decírtelo pero acabo de leer lo mismo en otro blog unas cuatro o cinco veces y tú has sido la gota que ha colmado el vaso.

    Perdón.

  2. Hace años las mujeres, cada vez más famélicas por exigencias del guión, salen a desfilar con vaporosos chalecos y las tetas al aire… Todo un lugar común, claro que ya sabemos que lo normal en primavera es ir sin bragas, con falda transparente, chaleco vaporoso y tetas al aire… En fin, que toda esta perogrullada viene porque me pregunto ¿cual es el problema con una polla por fuera?, al menos es falsa, la de verdad está calentita bajo los pantalones… Las tetas de las mujeres se congelan al aire, las pobres no tienen ni siquiera grasita que las proteja… Pues ya tocaba a las pollas… Supongo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *