Un militar muerto, un militar menos

Ojo, que no lo digo yo, que lo dice el gobierno. Que indulta a los responsables del escándalo del Yak-42, juzgados y penados. Un puto circo, vamos. Das la vida por el mismo país que una vez muerto, te da la espalda y se olvida de tu valía y de tu honor y de todos los cuentos que te contaron. Así de rápido, y si te he visto no me acuerdo.

Porque conviene no olvidarlo, de paso, que los militares están ahí para matar. Aunque los anuncios buenrollistas del gobierno nos hagan creer que el ejercito es algo así como un campamento de verano, con confetis y baños en el mar, la verdad es que más que flores y sonrisas llevan armas y tanques con los que aplastar a otras personas. Las misiones de paz son misiones de guerra, por mucho que quieran hacernos creer que sus balas llevan amor, no como las de los malos, que esos si que tiran a matar. Que cabrones estos moros…

Las guerras son un negocio. El ejercito es un negocio. Matar es un negocio. Hay gente que gana mucho dinero, y vosotros sólo perdéis la vida. Y los ciudadanos mirando y permitiéndolo, mientras nuestros impuestos se van en armamento en vez de en algo que reporte un bien a la sociedad, como eso de educación, sanidad y demás tonterías. Sí, parte de tus impuestos matan a gente. Que cosas tiene hacienda.

Más que odio es lástima, por no haberme creído la mentira esa de honor, patria, bandera y demás chorradas. A la guerra siempre van los tontos, los hijos de los pobres, los hijos de los demás. En primera línea. Esos que son reventados por bombas ajenas mientras algunos comen en restaurantes caros con el dinero sacado de tus balas. Y pensando que ayudan a ESPAÑA. Esos que van a luchar para imponer una democracia, para imponer la libertad con metralla, cuando todo es mentira, cuando las guerras son y siempre han sido por el puto dinero. Es que es tan fácil. Es que se ve tan claro. Sois poco más que las piezas del Risk de un adolescente con ínfulas de Alejandro Magno. ¿Dónde están ahora vuestras armas de destrucción masiva? Engañados una, dos, tres, y mil veces.

El deseo es que muráis por vuestra patria, por una idea inventada para engañaros, que muráis por nada y por nadie. Y contando con que vais a ser despreciados tras vuestra muerte, por mucho funeral de estado y gestos solmenes, por muchas medallas que os hayan puesto en vuestra solapa. Como si les importara algo vuestra vida.

 

No puedo dejar de recomendar la canción de La Polla: Moriréis como imbéciles

Moriréis como imbéciles,
moriréis como héroes,
mientras ellos en refugios
Os verán por televisión.
Las medallas son chapas de hojalata.
Las banderas son trapos de colores.
En la guerra moriréis por su dinero.
En la guerra moriréis por su interés.

Mierda de héroe mutilado,
mierda de héroe radiactivo,
Mierda de héroe muerto.
Moriréis como imbéciles,
Yo no pienso ir.

Moriréis como imbéciles,
Moriréis como héroes.
El honor es un invento
Y la gloria una mentira.

Mierda de héroe mutilado,
mierda de héroe radiactivo,
Mierda de héroe muerto.
Moriréis como imbéciles,
Yo no pienso ir.

 

Al hilo Boris Vian tuvo algo que decir “El desertor” (extraído de aquí)

null
Señor presidente
Le escribo esta carta
Que quizá lea usted
Si tiene tiempo

Acabo de recibir
La orden militar
Para ir a la guerra
El próximo miércoles

Señor presidente
No voy a hacerlo
No vine a este mundo
Para matar pobre gente

No quiero que se enfade
Pero he de decirle
Que mi decisión es firme:
Voy a desertar

Desde el día en que nací
He visto morir a mi padre
Partir a mis hermanos
Y llorar a mis hijos

Mi madre sufrió tanto
Que ya está bajo tierra
Se ríe de las bombas
Y hasta de los gusanos

Cuando estuve preso
Me robaron la mujer
Me robaron el alma
Y todo mi pasado

Mañana muy temprano
Les cerraré la puerta
A aquellos años muertos
Y me echaré al camino

Pediré limosna
Por las rutas de Francia
De Bretaña a Provenza
Y les diré a las gentes:

«Niéguense a obedecer
Niéguense a colaborar
No vayan a la guerra
Niéguense a partir»

Si hay que derramar sangre
Derrame usted la suya
Pues tan buen apóstol es
Señor presidente

Si ordena que me busquen
Dígales a sus agentes
Que no llevaré armas
Que pueden disparar

 

Y la polémica canción que da nombre al título (aunque poco tenga que ver, o no):

4 comentarios sobre “Un militar muerto, un militar menos”

  1. Verdades como puños. Me lo guardo en favoritos para releerlo cada vez que escucho misión de paz, cada vez que escucho tonterías en los medios de comunicación. La verdad es la que hay y la has expresado muy bien. Felicidades por el post.

  2. Al menos deberiamos sacarles partido. En estos momentos los militares nos serian de mucha utilidad si los usáramos por ejemplo para invadir Suiza. Imagínate tu la gracia que tiene que hacer que de la noche a la mañana pasemos a tener la renta per cápita mas alta de Europa.

    Logicamente y dada nuestra torpeza mercantil, ese paraiso no nos iba a durar mas de cinco años, pero para ese momento ya dispondriamos de mas efectivos, mas altos, mas rubios y multilingues para invadir por ejemplo Holanda, Luxemburgo y Dinamarca de una misma tacada. Y vuelta a empezar.

    Y esperemos que el resto de Europa actue como con todos los que no tienen petroleo.

    PD. No os pongais serios. Soy consciente de la mongolada.

  3. Indultos, vaya invento. ¿Hay alguna forma más descarada de usar la constitución como papel para limpiarse el culo? Separación de poderes… de chiste.

    Y encima, tantos recursos y tanto dinero gastados en procesos judiciales para que al final no sea más que un paripé y se haga lo que el politico de turno diga.

    Y luego sale por la tele el tonto de turno diciendo que es que el Juez no tenía todas las pruebas o estas estaban falseadas, y se queda tan pancho.

    Asco de pais…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *