Solo son sombras…

Tumbado en la cama, mirando a la pared. No se si era domingo, miércoles o lunes. ¿Tengo que madrugar? Es posible, ahora mismo eso no importa. Eso era lo que menos importaba.

La oscuridad se metía en mi cabeza, y no conseguía ver nada. Si acaso una figura difuminada al fondo de mis pensamientos. De ahí ya no se iba a ir nunca, da igual que fuese domingo, o lunes, o martes. Entró para quedarse, y se había acurrucado en la comodidad de la oscuridad, al fondo de mis pensamientos. Si, lo sé, jamás debí dejarla entrar, pero eso solo lo sé ahora.

No sabía si llorar, para ver si salía con las lagrimas, o directamente entrar a por esa sombra que tanto me aterraba. Lloré. Me empecé a sentir mal. No se iba con las lagrimas. Ahora estaba en mi tripa. Me levante, mareado. Volví a la cama. Ella volvió a mi cabeza. Solo estaba jugando conmigo. Parece que dormí por unos segundos, pero pronto me desperté incomodo. No se había ido. Podía tirar mi vida a la basura por entrar junto a ella en mi cabeza y estar tranquilos en la oscuridad, solo ser otra sombra. Eso nunca lo sabré. Lo que si sé, es que seguro tiraría mi vida por el séptimo piso con tal de que se fuera de mi cabeza.

Me incorporé, ya no estaba mareado, simplemente aturdido, cansado de luchar contra nada. Podría haberme golpeado la cabeza contra el marco de la puerta, y no lo hubiese sentido. Fui al baño. Frente al espejo, mis ojos. Rojos. Apenas pude ver si su color era marrón como lo había sido siempre, solo había negro, negro y rojo. Y negro. Miré en su interior a ver si te encontraba. Demasiada oscuridad. Solo podía sentirte, pero no verte. Estabas, pero nada podía hacer. Habías venido para quedarte, y nada podía hacer. Coger una sombra en la oscuridad es tarea complicada. No es para mi.

Volví a la cama. En la calle llueve, o hace sol, ¿no era de noche? Creo que me estoy volviendo loco. Lo que entra por la rejilla de la persiana no se si es luz, u oscuridad, la verdad, me da igual. Solo quiero dormir y no despertar.

¿Me incorporo? ¿O sigo tumbado? No se si estoy en casa, o estoy en un lugar en el que no quiero estar, solo, indefenso, sin poder hacer nada. Asustado. Incómodo.

Me he vuelto a dormir, ¿cuantas horas llevo así? Necesito un reloj. Necesito más que te vayas, pero con un reloj me conformo, para no enloquecer. Solo es una sombra, que más dará. Vete. Solo soy una sombra, que más te dará. VETE. Vete o ven, pero no te quedes ahí. Si no te vas tu, me iré yo.

– Buenos días.
– Buenos días.
– Que tal dormiste ayer.
– Muy bien, como siempre.

La fotografía se títula Acariciando la oscuridad y es de ruurmo

9 comentarios sobre “Solo son sombras…”

  1. @buchiyo Bueno, diré que es ficción si os quedáis más tranquilos ¬¬

    @Pascual XD, eso es lo que me pasa a mi, que cada vez que lo leo (a pesar de que me parece más malo) me da la sensación de que hablo de una cosa u otra

    P.D.: no, no es la resaca ¬¬

    P.D.2.: igual extraña un poco eso del presenta pasado presente pasado y así, pero aunque parezca mentira, esta hecho queriendo ¬¬

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *