Sartenes

Si nunca he hablado aquí de Belén Esteban es que tengo la gran suerte de no saber apenas quien es, de no haberla visto jamás por la televisión.

Otra razón es que yo no albergo el debate de si es tonta o es lista, una discusión tan vacía como la del olor de las nubes. Yo soy de la firme convicción de que ella y su pandilla de telecinco son incontestablemente listísimos, y todos los que la ven, la siguen, discuten de ella, o simplemente en algún momento del día por su cerebro pasa su nombre, son, irremediablemente, estúpidos integrales.

Y a mí, que entretengan a tontos, simplemente me da igual. Me cansé hace tiempo de cabrearme o simplemente intentar hacer algo por arreglaros. Batalla perdida, son casos perdidos, lo único que nos queda es tenerlos el resto de su vida enchufados a la maquina con cuidados paliativos hasta que se pudran.

Pero a parte de opiniones subjetivas de mi fanática personalidad, una cosa está clara, esta vez se han pasado tres pueblos, que se insulten ellos no me insulta, pero lo de este vídeo no tiene adjetivos, bueno si, rastreros, en el sentido extracto de la palabra, es decir, bajo, vil, y despreciable. Me hubiese costado elegir una palabra más bonita para describir a esta gente, y no creo que insulto alguno ni siquiera en otros idiomas les describa tan bien.

El vídeo es el siguiente: (visto en Eldescodificador)

Lo que más me jode de haber hecho este post he que tenido que ver el vídeo un par de veces al menos para poder hablar con algún tipo de propiedad de él, cosas que me ha costado más sufrimiento del que ustedes seguro pueden pensar, además de un sonoro cabreo personificado en varios juramentos, a los cuales el vecino a respondido golpeando la escoba contra el suelo, seguramente creyendo que estaba pegando a mi madre por la violencia de los mismos.

Al verlo varias veces, he tenido que aguantar como el alien se reúne con una directora de marketing, director comercial y un calvo que pasaba por allí,y tras una breve presentación, preparan a Belén para lo que va a ser un evento esperpéntico. Lo que más me gusta es que todo es improvisado, natural, y que el ritmo fluye mágicamente gracias a la bondad de los organizadores.

Para empezar, directamente, charla de las bondades de los productos de la gama Belén. Putas sartenes colega. Sartenes, en fin.

Cabe destacara una frase de nuestro amigo el engominado:

Y también un éxito social muy importante, porque ha contribuido, en la medida de nuestras posibilidades, a mantener puestos de trabajo en españa, que era uno de los objetivos que nos habiamos fijado, eh.

Pues muchas gracias majo. Lo que sigue es un sinfín es un rato de palabrería de vende enciclopedias a domicilio, con un gran énfasis en frases del estilo de, proyectos solidarios, destinar beneficios, ayuda personas que más lo necesitan, obra social, compromiso adquirido, blablabla cínico.

Todo esto para donar tristes 6000 euros a una fundación de ayuda a personas con parálisis cerebral. Y ya ves tú, los pobre críos allí, aguantando besos de foto de la otra que no sabe donde meterse, el populacho arremolinado ovacionando a su mesías, el engominado con sonrisa de que todo marcha bien y la de sartenes que vamos a endiñar a esta gentuza, yo que quiero tener en mi poder el botón que destruya el universo…

Y nada, entre tal y cual habla la rubia entrecortada y nerviosa. En su cabeza el guión que le han dado ensayado duramente frente al espejo, pero es tanta la emoción que no sabe juntar artículos con sustantivos, los pronombres se le van y se acuerda de su infancia cuando el profesor decía no se que del complemento directo, y al final acaba soltando una sucesión indefinida de gilipolleces sin sentido adornadas siempre con bonitas palabras de falsa solidaridad que ya estamos hartos de escuchar como, nuestro pequeño granito de arena, haremos todo lo que este en nuestra manos, porque ellos se lo merecen todo.

BIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEENNNNNN

Joder, solo le ha faltado llorar. Agg, el piano y la canción triste me matan y me apenan el corazón, que acto más emotivo, aplausos, bravo! Lo mejor, las imágenes en blanco y negro del publico al que se la sudan los pobres niños, pero quieren tocar a un famoso.

Y tengo que decir que he sido YO, POR SUPUESTO, pero también mucha gente…

Peri aún faltaba la última, donde nuestro amigo ya conocido como el engominado, dice:

Los de Eroski han quedado con los de Bobath que ademas de lo de las sartenes que les vamos a mandar, cada mes les van a mandar productos que les sobran diarios, y para colaborar con ellos.

Para terminar, y la gente que venga con el cuchillo entre los dientes a decirme que por lo menos ellos donan y que cojones hago yo aquí en mi cuarto criticando a nadie en vez de ayudar, decir que no crítico la donación, que aunque escasísima, me parece una acción necesaria y bondadosa, lo que crítico, como podrá observar cualquiera, es el puto circo que montan para entregar el dinero, con el que se ve que la donación es un mero instrumento para vender más sartenes.

Bueno, pues nada, ASÍ ES, el lavado de cara y publireportaje sartenil de Belén esteban, y lo peor, es el capitulo uno, por lo que me da pistas para averiguar que probablemente haya un segundo, y dios no lo quiera, quizás un tercero.

4 comentarios sobre “Sartenes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *