Rebajas… ni de coña

Todos los años la misma historia, es de esos grandes acontecimientos que hacen que se pare un país, y que los guionistas de las noticias se froten las manos. Sí, digo bien, guionistas, porque antes eran periodistas que daban noticias, ahora son guionistas que hacen programas de entretenimiento.

La verdad que cuando empieza diciembre se les cambia la cara. Tienen un mes para hablar de lo bonita que es la navidad, entrevistar al Papa Noel del barrio, tiznar al butanero para que haga de Rey negro y todas esas cosas que hacen hacen en los Telediarios. Después te hablan de lo barato que esta el marisco y las cien mil pesetas que vale el kilo de angulas (mucho más caras que las cien mil pesetas que valían el año pasado, oiga) y ya, como nieve, te hacen tres telediarios. Y claro, con las rebajas y la cuesta de Enero completan el resto.

No se que sentir, a pesar de un odio intenso, cuando veo eso imagen (la misma que todos los años) con la puerta del Corte Ingles abarrotada de gente con los ojos desorbitados empujándose para entrar a comprar. El odio se torna llanto cuando empiezan las carreras, los atropellos, y los esta braga es mía que yo la he visto primero. Solo me alegro cuando alguien cae herido al suelo, Sanitario! Sanitario! Necesitamos un Sanitario. Y después dicen de la guerra.

Y claro, ahí están las cámaras de Antena tres para hacer un reportaje, entrevistando al glorioso héroe que se ha llevado el primer par de zapatos rebajados un mil por ciento. Y después al marido con cara de abochornado que no sabe si suicidarse, o matar a todos y después suicidarse, diciendo: Si, aquí, aburrido, por la parienta lo que sea… Ya para terminar hacen un reportaje de investigación (si, un anuncio en medio del telediario) preguntando a la dependienta de turno que tal es el producto y cuan buenas son las rebajas de este año y que bonito son los zapatos a tres euros, me lo quitan de las manos señora, todo ello bien adornado con el cartel de la tienda, y el logo de la marca para que no nos desorientemos y sepamos con que vestirnos.

Y no puede acabar el telediario diciendo (como todos los años) que estas rebajas son las más fuertes y buenas desde hace diez años, que siempre hay algún timo de que suben el precio y lo rebajan, pero que esta muy controlado, y que toda la ropa es buena, y que no ponen lo que sobra y no quiere nadie.

Ah, sí,  y que ir de compras es un buen remedio contra la depresión, que te sientes muy bien gastando, y que aunque haya crisis no importa que son cuatro duros y dos días. Además, ayudamos a levantar al país de la crisis.

Pues no, me niego. No tengo que comprar nada cuando me digan que lo tengo que comprar. No quiero pegarme con el vecino para conseguir una camiseta. No quiero ir a una tienda atestada de gente. No quiero comprar lo que no han podido vender las tiendas. No quiero comprar una chaqueta que antes valía 100 euros, la han rebajado un 70% y sigue valiendo 100 euros. No quiero comprar por comprar. Seré raro, pero mi remedio contra la depresión no es sacar la tarjeta de crédito.

Siempre me acordaré, viendo estas imágenes de la apertura de puertas en los centros comerciales y la gente corriendo, cuando hace unos años, una hija de unos amigos, de unos diez años, dijo como asustada, viendo las imágenes: ¿Pero que le pasa a esa gente?. Y antes de que acabase la última palabra, contesto su padre: ¿Pues que les va a pasar?, que son gilipollas.

12 comentarios sobre “Rebajas… ni de coña”

  1. Yo éste año he estado solo en las pre-rebajas, y me compré una camisa que pasaba de 20 euros a 10. Por lo menos un 50% es aceptable. Por lo visto España es uno de los países que menos rebajas hace. Me cuentan a mí que en Holanda la mayoría de las cosas están al 70%. El problema sería que si con los precios que hay ahora, se vuelve la gente así de gilipollas… imagina si estuvieran más baratas aún xDD

    En fin, que yo no voy mayormente porque no tengo tiempo, y menos para hacer colas de 1 hora y me rebajen 3 míseros euros, como hacen en Emporio Amancio (como yo lo llamo). Y mira que me gusta ir de compras, pero agusto xD

  2. Pues sí, al final seré tan rara como tú pero yo tampoco voy a las rebajas 😛 La razón principal por la que no voy es porque normalmente la ropa que hay rebajada nunca suele ser la que estaba días atrás en las tiendas, las rebajas a veces son mínimas y aún encima la ropa es de mala calidad y en muchos sitios con taras. Aparte de aguantar colas interminables para pagar y para probarte las cosas… pero la gente se ciega con ese tipo de cosas y gasta sin ton ni son en cosas que no necesitan y que seguramente acabarán olvidadas en el fondo del armario. Compramos por comprar. Somos así de tontos 🙂
    Muaaa Y feliz cumpleaños de nuevo!

  3. jajaja, el otro dia vi… REBAJAS!! Antes: 39.90, ahora… un 1% MENOS y ponia debajo el precio 39.80 jajajajaja y no exagero.

    Veis? es lo bueno de no tener dinero, que no puedo gastarlo y me ahorro todo eso.

  4. Vaya por delante que detesto la histeria colectiva que provoca las rebajas, pero lo peor es cuando llegas a las tiendas por éstas fechas con la ilusión de encontrar algo baratito que te pueda hacer falta (necesidad relativa, claro), ves la cantidad de gente, las colas kilométricas, y te dan ganas de mandarlos a todos a la m…
    Por otro lado, lo de las televisiones es de traca, todos los años cuentan lo mismo, que si la señora de las rebajas, que si los engaños, que si los expertos recomiendan mirar las etiquetas y comparar precios, que si suben las ventas… y ya con la cantinela de la crisis se junta el hambre con las ganas de comer.

  5. Cuando algo lo hace muchos no significa que sea bueno, tienes que contar con que la publicidad subliminal que echan a lo largo del año afecta al subconsciente de la gente y se le queda grabado que rebajas=chollo, chollo para las empresas ojo, no para el ganado xDD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *