Por qué la religión debería estar prohibida en las escuelas

El debate no es si religión debe contar para nota media o no. El debate no es si debería ser obligatoria u optativa. El debate es que la religión debería tener una orden de alejamiento de todos los colegios públicos. Debería estar prohibido impartirla. Por ley.

¿Suena extremista? No.

Vivimos en un país de tradición católica, donde la mayoría de las personas se consideran católicas. Bien, ningún problema. Uno podría pensar que a raíz de este hecho, se podría intentar dar religión en los colegios, por ello de normalizar algo que se da en la calle. Pues no. De un 73% que se consideran católicos en España, apenas un 14% van a misa cada domingo. Es decir, muchos católicos, por tradición, y poco practicante.

Hasta aquí todo bien. Pues tampoco.

Si religión fuera impartida por profesionales que hayan pasado una oposición y demostrado su valía y no a dedo por la iglesia, lo mismo tendría un pase.

Si la religión en este país fuese inocua, es decir, que fuera algo personal del lado espiritual de cada persona, podría pasar. Pero hay un ligero problema en todo esto, y es la histórica manía de la iglesia de este país, y por extensión de la iglesia católica apostólica y romana en meterse en todos y cada uno de los problemas de todos y cada uno de los españoles, seamos o no, creyentes, o dejemos de serlo.

Podemos dejar de lado el triste legado que tiene la iglesia en el siglo pasado en España, que con sólo eso valdría para censurarla más de diez veces. Podemos dejar de lado todos los hilos de poder que mueve la iglesia y el opus en este país, que sólo con eso ya valdría para mirar raro a una asignatura puesta por esa misma gente.

Podemos dejar de lado que la religiosidad debería cada individuo practicarla en su casa, con su familia o en el templo con los de su mismo credo. La fe es un acto personal que jamás debería ser instruido en organismos públicos, ya que atañe al lado más íntimo y familiar de cada persona, y no debería mezclarse con temas académicos, mucho menos en un país laico como en el que vivimos. Sin contar la locura de impartir religión en las instituciones públicas de un estado aconfesional.

Por todo esto ya valdría una y mil veces. Pero si a todo esto le sumamos el por qué quieren que la religión siga en las aulas y de una manera más fuerte, incluso en detrimento de otras materias. Creen que ellos hacen y deshacen, que lo que ellos creen debe creerlo todo el mundo. Creen que lo que su doctrina manda deben aprenderlo todos. Porque no nos engañemos, la alternativa a religión es un timo, y la mayoría de los alumnos, por seguir la corriente o por sacar mejores notas, se apuntarán a religión.

Y ahí está el peligro. Cuando en un instituto público puedan enseñar a los chavales que el aborto es pecado. Que masturbarse es pecado. Que usar el condón es pecado. Que la homosexualidad es pecado pecado pecado. Cuando pueden confundir a los críos con la sexualidad de una manera clamorosa. Cuando en un colegio público puede dar clase alguien que cree que hay un Dios todopoderoso que hace y deshace a placer. Que una virgen tuvo un hijo que murió por salvarnos a todos. Asustando a los chavales con un cielo y un infierno inexistente. Con milagros. Con una vida después de la muerte. Con que rezando se arreglarán todos nuestros problemas. Con una oposición muchas veces frontal a todo lo que huela a ciencia, a progreso o a libertad.

Cuando todo forma parte del mismo plan para hacernos más estúpidos y sumisos. Cuando solamente las asignaturas técnicas que nos harán listos y productivos y tontos sirven para algo, junto con la religión. Cuando la única filosofía que tienes que aprender es la que ellos quieren, y pronto, la única historia que deberás saber es la de que ellos son los buenos y ganaron.

Porque en los colegios lo único que se debería enseñar es a pensar, a elegir, a buscar y conseguir la libertad para poder discernir entre lo bueno y lo malo. Vamos, lo que se llama educar. No imposiciones absurdas, estúpidas y vetustas.

8 comentarios sobre “Por qué la religión debería estar prohibida en las escuelas”

  1. Coincido completamente.
    La religion deveria ser intima a cada persona, ya que cada uno es libre de creer las mentiras que quiera y de autoengañarse (todos lo hacemos de algun modo u otro, aunque no sea con la religion)
    Pero intentar imponer tus creencias milogicas y supersticiones a los demas deveria considerarse un delito ya que esta atentando contra la libertad de pensamiento de las personas.

    No estoy en contra de la religion, estoy en contra de que me la metan por los ojos. Quieres creer en dios, me parece perfecto, pero no quiero que tus paranoyas me afecten lo mas minimo.

    Quizas suene extremista, pero estoy cansado que la religion intente influir en todos los aspectos de nuestra vida, y cuando es al reves te acusan de irrespetuoso, extremista, etc.

  2. Siento decirte que la Constitución no dice que vivamos en un estado laico, sino aconfesional, y que la religión mayoritaria del ciudadano es la católica. A mí me parece una enorme diferencia, y a ojos vista de todo el mundo está que desde luego lo es. Esto NO sería objeto de discusión en un país laico.

    Salvando eso, me parece que llevas muchísima razón; la iglesia siempre ha husmeado donde no debe, con el beneplácito de los sectores más conservadores de los distintos gobiernos. Y que se debería dar una educación religiosa de calidad, desde luego, pero a unas edades en que los niños ya tienen criterio, no cuando son enanos y vulnerables ante según qué mensajes dados por un adulto en lugar de poder. Y que los profes de religión no deberían ser a dedo, también, pero también deberían cobrar lo mismo y no MENOS que el resto de sus colegas de profesión… Que eso no se cuenta nunca.

    Un saludo 🙂

    1. Mmmm

      laico, ca.
      (Del lat. laĭcus).

      1. adj. Que no tiene órdenes clericales. U. t. c. s.
      2. adj. Independiente de cualquier organización o confesión religiosa. Estado laico. Enseñanza laica.

      aconfesional.

      1. adj. Que no pertenece o está adscrito a ninguna confesión religiosa. Estado, partido aconfesional

      ¿Yo diría que es un estado laico y aconfesional no?

      Gracias por los comentarios

  3. La religión en las escuelas es la forma más descarada de obligar a educar a los crios.

    Los curas saben que la gente ya está alejada de la Iglesia. Y por tanto, ni va la gente, ni mucho menos llevan a sus hijos. Así que la única forma de tener clientes es obligarlos cuando aun son crios y son más influenciables.

    Y en todo este debate de religión sí, religión no. Burracalva callao como una puta. Que el PSOE mucho alardea de izquierdas y de estar más alejando de la Iglesia, pero hace lo mínimo para enfadar a la Iglesia, que luego los azotan.

    Y por supuesto, ya no solo es aberrante que la religión sea obligatoria, sino que además unas personas que no han pasado oposición y son elegidos a dedo, como son los profesores, sean a efectos funcionarios. Funcionarios que, vaya tu hijo o no a religión (puede elegir la optativa), es pagado con el dinero de tus impuestos. Porque ahí está el puto chollo. Creas nuevos clientes, tú elijes a los comerciales para vender y además te sale gratis, porque el sueldo no lo tienes que pagar tú.

  4. Buen intento. Aunque prohibir, igual que obligar, no conduce a nada bueno y menos a la libertad. El problema es mucho más profundo y está arraigado en el mismo sistema educativo. La religión no es la única asignatura en la que se cuentan mentiras a los niños. Hace falta una revolución que termine de una vez por todas con la manera tan obsoleta de educar a los niños y que fue inventada para crear sujetos sumisos y que no piensen.

    (Te habla una mamá cuyos hijos no han pisado jamás un aula y a los que todavía no les he hablado del personaje omnipresente y ficticio inventado por el hombre. En cambio, sí saben ya, con 5 y 7 años, cómo se hacen los niños, y muchas otras cosas más que no enseñan en los colegios, y muchas otras cosas menos que sí enseñan en los colegios y que no sirven para nada más que perder el tiempo.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *