Politonos y politontos

Tenemos poca memoria, y a veces no nos acordamos de como fuimos engañados, bien por salvaguardar nuestra dignidad o por no auto-culparnos indefinidamente por nuestra torpeza. Es como los que votaron al PSOE en 2008, que no se quieren ni acordar.

Hoy nos vamos a remontar unos pocos años atrás, cuando los móviles no tenían color y emitían soniditos estridentes. Muchos se animaron a pagar un euro, o más, por una canción. Por una canción de mierda, en la mayoría de los casos. No vengo yo ahora a decir donde se tiene que gastar cada uno su dinero, por mí como si le dan fuego. A los idiotas déjalos, me dicen, me digo. Pero normalmente las decisiones de la gente, fluyen por la energía del universo, recoveco tras recoveco, hasta, por una razón u otra, darme en toda la cara. Y me incomoda.

La gente, tiende a pensar, por algún fallo en la evolución, que es original por escuchar la canción top número 1 en todas las radios mundiales. Escucharla, y hacértela escuchar. Mira como molo, me han dicho que me guste esta canción, y no veas tu si me gusta. Y además me gasto un euro, para que suene ese pitido agudo, en el ascensor, en el metro, en la cola del supermercado, etcétera, por si todavía no la has escuchado. Y como hay mucha gente igual de original que la otra gente, al final tu día se convertía en una serie de pitidos de Shakira y Rihanna. Cuando algún móvil sonaba en el cine, era una fiesta, y si además el tío contestaba…

El problema es que no se dan cuenta de que molestan. Son tan básicos que no les da. Es como mi vecino, que en algún momento de los últimos 10 años debió darse algún fuerte golpe en la cabeza, y justo despúes decidió sacar la lavadora al balcón. Balcón, que da a un patio cerrado. Mire señor imbécil (por tratarlo con respeto y ajustarnos a la realidad), está bien que le moleste la lavadora en su casa, no lave la ropa si no quiere, pero no me joda a mí. Pero hombre chaval, si casi no se oye, si no molesta, además solo es una. Pues menos mal, no me quiero imaginar si todos sacáramos la lavadora, o si hubiese 137 tíos contestando en el cine, total, es un minutito de nada. Es la misma regla que para los votos, un voto solo no vale nada, pero si todos votamos… Pero ese es otro tema.

Y esos, la gente, para confirmar su estupidez, se bajaban un logo, por un euro, o dos. Manda soy idiota al 5775 y te lo confirmaremos. Ahí, para chulearse a si mismos. Y no, no pienses que era algo residual. Con todo, tenías que aguantar miles, y digo bien miles, de anuncios en la televisión con politonos, logos, poemas de amor, poemas de desamor, chistes, y un sinfín de chorradas, sino cuando era, manda un sms y te diremos si te quiere o no, o el día de tu muerto. MAÑANA, a ver con que cara se queda el gracioso. Eso si, a un euro. Más IVA. Y con lo que valen los anuncios, y la cantidad de veces que los repetían, me puedo yo imaginar la cantidad de gente que pudo adquirir tan particulares productos. Muchos.

Menos mal, que los tiempos mejoran, por desgracia las personas no, y ahora tenemos, muchacho, unos pedazo de móviles del copón. Con 3G y todo. Y claro, el pipripipip aquel que sonaba en el autobús ha sido sustituido por la canción real, que mirándolo bien, es un avance. Aunque bueno, siempre están los que quieren ir por la vida con banda sonora, que a mi no me importa si vivieran en el monte, pero volvemos a lo mismo, si vamos todos en el autobús con nuestra banda sonora… Además, cani de mierda, no tengo porque soportar tu música, no creo que sea tan difícil de entender. O sí…

Por particular que parezca, los mismos que dejaron durante esos años sus buenos dineros en politonos y logos de tías en bolas, son los mismo, como siempre ocurre, que ahora les parece caro pagar un euro por el whatsapp, o por una aplicación para su móvil que vale 69 céntimos. Ja, no la voy a pagar si está gratis, que no soy tonto. No se sorprenda, fíjese, vuelva atrás en el tiempo, y visualice al mismo tipejo, con una sonrisa en la cara, diciéndote, escucha, escucha, mira que politono más guapo, es lo último. Piprirppippp

2 comentarios sobre “Politonos y politontos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *