No eres único

Un fallo grave que tenemos las personas, de esos estúpidos, es que nos creemos únicos. Yo soy yo y todo gira alrededor de mí, y si no me cabreo. Suena a rabieta de niño de 10 años, pero se extiende hasta las canas.

Los anuncios de refrescos nos hacen creernos únicos, los más guays y los mejores. Es la forma que tiene el capitalismo de engañarte. Es la única manera de darle la vuelta a todo para que te creas genuino, divertido y original con unas zapatillas que llevan miles de personas aparte de ti. Cosa extraña.

Y como somos los putos amos de la baraja, nos cuesta comprender, nos cuesta afrontar, que eso, de alguna manera, no pueda ser así. Si yo tengo dinero para pagar un coche y la gasolina que me lleva y me trae, ¿Por qué no voy a hacerlo? Yo me lo he ganado, yo, yo, yo y yo, y al que no le gusta es porque a, o no puede permitírselo, b, tiene envidia. Es mi derecho.

Oye, que les cuesta comprenderlo. Estúpido, no eres más que una miseria, plas plas, una miga, una gota, no eres nada. Eres solo un tonto entre siete mil millones de tontos. Ocupas un metro cuadrado de mierda entre 510.072.000.000.000 metros cuadrados de mierda. No lo paso a letra porque te asustarías de lo insignificante que eres, aún con todo lo que te crees. Pero tu eres el más listo, sin duda.

Y esto es como el voto. No vale de nada ir a votar, total, un voto más, un voto menos, no va a cambiar nada. Es decir, interesa que creamos que lo que hacemos no tiene repercusión en nuestro entorno. La máxima es, te lo puedes permitir, hazlo, te lo has ganado. Y los que no se lo puedan permitir, que se jodan. Y los que vengan detrás, que se jodan. Y la tierra, que se joda.

Admitir tu huella en el planeta es difícil. Ya sabes, reciclar es de tontos, total lo vuelven a mezclar todo, y cansa tener tres bolsas en la cocina, que sacrificio. Es tu sueldo y compras lo que quieres. Consumo responsable era una pegatina olvidada en una pared. Y excusas baratas gratis para todos, por eso de evadir tu responsabilidad. O si no le echamos la culpa al gobierno, que nunca esta demás. Y el planeta está al servicio del hombre, que para eso somos los más inteligentes y no nos hace falta para nada.

De todas formas tienes suerte. Tu y los otros tantos millones de cabrones sortudos del “mundo civilizado”. Tienes el monopolio de contaminar. Y mientras sea así no pasa nada. Los que lleguen tarde que se jodan. Y si no llegan nunca mejor, porque si nos ponemos todos el chollo dura dos días.

De esa suerte de que muchos viven en la miseria se entiende que ese papel que tiras al suelo no se tenga que multiplicar por pobres y mugrientos tercermundistas que no tienen la oportunidad de tirarlo. Esa gasolina que gastas porque es tu derecho, ir en bici es de pobres y el transporte público es lento, además voy ahí al lado y los coches potentes molan más, ha salido un móvil nuevo, uno cada 6 meses, y la ropa ya no está a la moda. Mejor sin mirar a los lados, para no asustarse. Como los animales de tiro, sin distraerse, hacia el frente siempre.

Multiplica tu huella por ti y por todos tus compañeros, y por todos los días del año y de tu vida. ¿Te suena eso de “desarrollo sostenible”?

Cuando comas mierda, te mueras de cáncer, tengas que quitar el hollín de tu ventana a puñados, no puedas bañarte en el mar o respires a bocados a través de una mascarilla, piensa que es tu derecho, que eres el puto amo y que tu te lo ganaste.

Relacionada: Basura

11 comentarios sobre “No eres único”

  1. Siempre hay opciones.
    Lo primero debería de ser el positivismo, si algo no te gusta cámbialo ve a un pueblo de montaña y disfruta de una vida mas relajada y más saludable.
    Respecto a que nuestro voto no cuenta, es lo que tiene la democracia una persona un voto y la masa la manejan los medios de comunicación social.

  2. Pingback: No eres único
  3. Este post es una mierda! Tipico de un resentido que alguna vez se creyó algo, viviendo en un pais que se creía algo, que se pensaba el centro de Europa y que en realidad era el norte de África.

  4. Y tu, que no te crees único, sino una simple hormiga en un hormiguero, ¿que valor podrías darle a las demás vidas humanas? ¿acaso es relevante para la colmena la perdida de un individuo? ¿o de mil?

  5. Hombre, yo he pensado muchas veces en hacer algo mejor a título personal en el asunto de los residuos. Y de verdad que hago lo que puedo de manera consciente, pero también es cierto que en muchos aspectos es difícil porque una gran parte de lo que compramos es directamente basura. Y eso con cosas en plan alimentos, y sin opción. Yo te aseguro (no tengo por qué pavonearme aquí, pese a mi nombre sigo siendo otro anónimo) que estoy dispuesto a ir con mi cazo a que me lo llenen de leche, como hacía mi madre cuando yo era niño, pero al menos en mi ciudad, eso forma parte del pasado, como los 5 pequeños comercios de alimentación que he visto abrir y cerrar en los 7 años que llevo en mi actual calle, a los que iba con la convicción de que apoyarlos es beneficioso para todos.
    Bueno, perdón por la txapa, pero como ves, colega, incluso si lo intentas no es fácil. Y claro, yo, yo, yo… a veces también estoy harto de la culpa.
    Un saludo, te sigo leyendo.

  6. Separo siempre la basura en tres contenedores diferentes. No me quejo, es un automatismo. A veces incluso me reconforta pensar que no estoy optando por la vía facilona. Cada cosa en su sitio.
    Voy a diario en bici. Es una gozada. En mi factura de la electricidad viene detallado el porcentaje que se destinará a nuevos proyectos de energías renovables. Recibo mi sueldo a través de una banca ética- me informan regularmente hacia dónde está yendo mi dinero. Según estudios de terceros, esta entidad no invierte en derivados, operaciones de riesgo, hipotecas subprime y demás salidas de tono del broker WASP vacilón de turno. Me gusta saber qué cojones están haciendo con mi puto dinero, por si las moscas. Lehman Brothers, septiembre de 2008. ¿Os acordais?
    Quizás, pese a todo, me estén tomando el pelo. Pero tengo la conciencia muy tranquila. Eso sí, todo esto lo cuento desde Alemania, donde es LO NORMAL. No es que aqui la gente sea genéticamente superior, ni tengan ganas de exterminar a los que no piensan (y producen) como ellos. Simplemente se organizan bien, son previsores y consecuentes. Posiblemente sea el grado de desarrollo que les diferencia de nosotros: un país de nuevos ricos, sin cultura de la productividad ni conciencia de nada. Bueno si, conciencia de echarse unas risas y de aparentar que te va de puta madre, para restregárselo al vecino.
    Así que ahora soy “un renegado”: Por no juntarme con los colegas para tomar unas birras, quejarme de todo y cagarme en todo. Ah y eso del planeta, ¿de qué coño hablas?. “Listo, que eres un listo”. Eso sí, como me quites mis descargas gratuitas o me subas la tarifa de mi smartphone gromenauer te meto un meco que te reviento.
    En fin, MarioFZ, paciencia. Aún queda caca por comer en nuestro país. Pero que sepas que hay cosas mejores (aunque sea por “la conciencia”). Yo, de momento, intento no rodearme de gañanazos. Ayuda bastante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *