Desemprendiendo

No sé que le pasa a la gente, pero uno al final ya se cansa de tanto lloriqueo y tanta prepotencia.

Estoy cansado, no, mejor dicho harto, de oír una y otra, y otra vez que en este país  no sé respeta a los emprendedores, que no se deja subir al vecino, que somos todos unos envidiosos que lo único que tenemos es eso, envidia de que el de enfrente cobre más que nosotros y le vaya bien en la vida. Solo tenemos odio al que quiere hacer dinero, y más todavía al que lo hace.

Pues me van a perdonar un segundo. No sé como será en los demás países -por desgracia para mi argumentación- aunque supongo que un poco menos estúpidos que nosotros serán, por eso de que somos la peor basura siempre, pero ese es otro tema.

El caso es que ahora ya todo el que se quiere hacer llamar emprendedor, o empresario tiene la excusa perfecta. Es que no quieren que mi negocio vaya bien, es que tienen envidia, es que no valoran mi buen hacer, es que no entienden mi original y revolucionaria idea.

Y ya si hablamos de Internet, la cosa se pone caliente. Lo de las start-up de cacharreo es cosa aparte. O todo proyecto que huela a Internet, a social, a 2.0, a modernillo, tiene que triunfar por que sí, aunque sea una verdadera chapuza sin más futuro que el de la imaginación del que quiere hacer rico en dos días y medio. Y si no funciona, se le echará la culpa a nuestra inutilididad mental como usuarios, a que ha sido un complot de la competencia para hundirlo, a que no lo apoyamos lo suficiente, o a que no hemos entendido el concepto.

Para que una cosa triunfe hacen falta miles de cosas, y entre ellas, estoy seguro, la suerte. Puedes poner el bar más grande, en el mejor sitio del pueblo, el más limpio, con los mejores pinchos, las mejores cervezas, las bebidas más baratas, y puede que no entre ni Dios. Y no me imagino al dueño saliendo a la calle gritando que somos unos cabrones por no entrar en su bar. Ni pidiéndome dinero para que pueda pagar el barril de la semana siguiente.

No estamos en un país lleno de envidiosos -que también- lo que ocurre que no nos gustan los listillos. No nos gusta los que quieren hacer dinero rápido de un día para otro con castillos en el aire. No nos gustan los que para que su negocias funcionen pisen a los de alrededor, o a sus propios empleados.

Partiendo de la base de que hay que tener una madera diferente para ser emprendedor -y estar dispuesto a un  sacrificio bastante bastante alto- y hay gente que vale, y otros que no valemos ni de lejos, y que aunque parezca mentira estoy seguro de que en este país se aprecia a la gente que hace las cosas bien y sale adelante, se aprecian las buenas ideas y los proyectos consistentes de los cuales nos aprovechamos todos bien directamente -con puestos de trabajo- o indirectamente -usando los servicios -.

5 comentarios sobre “Desemprendiendo”

  1. Generalizas demasiado, hay de todo, como en botica.
    En mi opinión personal nos gustan las personas que nos valoran (o pueden llegar ha hacerlo) y en el momento de que alguien pretende escapar de esta posibilidad (Siendo más inteligente, ganando más dinero, etc) se esfuma la posibilidad de que ese alguien nos valore por lo cual nuestro ego genera un sentimiento de rechazo hacia esa persona.
    No creo que sea envidia, supongo que es más de nuestro subconsciente.
    Es más facil gustar por ser atractivo que por algo que requiera un esfuerzo.
    Cuanto mas esfuerzo precise para que mi interlocutor me valore menos me va a gustar esa persona.
    Muchas personas son fans de un personaje famoso hasta que leen un comentario que, en caso de conocerle, les infravaloraria y dejan de ser fans.
    No se, teorias filosóficas personales mias.

  2. Más que envidia creo que es cuestion de agrado sobre lo que el emprededor/empresario hace, como dices, la suerte tiene mucho que ver en el exíto que tengan sus proyectos, pero también los proyectos deben estar acorde a cada cultura, costumbres, etc. Ejem. Podes poner un negocio de computadoras en una comunidad donde solo haya gente mayor, dificilmente se venderan porque a la mayoria de esta gente no gustan o no saben usar las pc. -No sé si me explico-

    O poner un tipo de negocio que encontrás a cada esquina. No se puede esperar mucho exíto si ya habian muchos más antes, y si hay otro que siempre se le ha considerado “el mejor” (siempre los hay).
    Pueda que en muchos casos ocurra eso, y no precisamente sea por egoismo de la gente.
    Al menos, creo que esas serian otras de las razones por las cuales no triunfan o que se yo.

    Y bueno…eso…

  3. iHola!
    Soy brasileña y estoy estudiando español.
    Me gustaron mucho sus textos, y como soy estudiante
    es importante que yo lea mucho.
    Voy acompañar sus postajes y mejorar mi español.
    iAdiós!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *