Mis disculpas señor juez

Llegar a juez tiene que ser duro. Por eso de hacer derecho y después una oposición, que según dicen, es de las más duras que hay. Vamos, que hace falta creérselo, ir a por ello. Aparte de estudiar como un condenado, se presume inevitablemente una autentica vocación y casi verdadera fe en la justicia, en el sistema y finalmente en lo que uno hace, para con todo, mejorar la sociedad. Por todo ello suelen ser, tanto usted como su gremio, personas muy respetadas.

Resumiendo, luchan contra los malos. Y además llevan toga. En una peli americana serían hasta guapos.

Por eso me veo obligado, tanto en mi nombre como en el de, por desgracia, solo una pequeña parte de ciudadanos, a pedirle disculpas. Disculpas sinceras, por votar, permitir y aplaudir durante los últimos tres decenios a una pandilla de políticos que le impiden hacer su trabajo. Pandilla de políticos utilizado como eufemismo para que no me tenga que juzgar usted a mí. Vamos, que de hijosdeputa para arriba.

Supongo que debe sentir usted lo mismo que un médico que salva la vida un paciente en el último minuto, y que al salir por la puerta del hospital es atropellado por un camión conducido por un mono borracho. Inútil, vamos. Esa sensación de que se han reído de ti y de que tu trabajo no vale para nada.

Tengo que extender mis disculpas a toda la gente que junto con usted lucha contra esa lacra que tiene por bandera este país, la corrupción, los ladrones con traje y los favores políticos. Ir contra los de arriba no tiene que ser fácil.

Y digo más. Su trabajo y el de las investigaciones de este tipo de delitos es algo que nos sale muy caro. Que se quiten la careta y nos repartan una lista con los nombres de las personas que no podemos tocar. En las comisarias, al lado de los delincuentes más peligrosos, las fotografías de “los intocables”, ya sean banqueros, políticos corruptos o policías torturadores. Que las personas valoramos más de lo que la casta política cree la sinceridad. De verdad que es un gesto que agradeceríamos, así tenemos las cosas más claras y no perdemos tiempo en juicios y esas chorradas. Y lo que es más importante, en pensar que la justicia es igual para todos (je) y eso de que vivimos en una democracia. Además, si hace falta, se cambia la constitución, para que nos quede más claro.

Oye, y así nos ahorramos dinero y disgustos. Mejor no abrir investigaciones que no van a ningún lado a “los amos” y utilizar esos recursos para meter pobres en la cárcel. Además eso eso de indultar siempre es un marrón, hay que hacerlo por detrás y sin que se note. Si ya ves, hasta la prensa, que utiliza cualquier chismorreo para lanzarse al cuello de los que no son “los suyos” deja pasar estos asuntos merecedores de portadas de esas con letras grandes e impactantes.  De aplauso.  Y mientras todos tragando, nadie dice nada, mañana será otro día y hay Champions.

Por cierto, ya de paso cambiemos los libros de texto, que entre tanto cambio de sistema educativo, se nos olvida lo verdaderamente importante, que es quitar a Montesquieu de los libros.

Lo dicho, señor juez, no nos lo tenga en cuenta, que no sabemos lo que hacemos.

2 comentarios sobre “Mis disculpas señor juez”

  1. Siempre he pensado que la carrera de juez se gana con esfuerzo, privaciones…( muchas ), rectitud militar, horas interminables de memorización y no se si lo he dicho pero, con muchísimo esfuerzo y una clara intención de impartir justicia. De esta forma y ante semejante despliegue de voluntad o determinación, lo normal es que te salga un profesional totalmente zumbado y con unas manias o pareceres totalmente del siglo XIX. No ?

    Por tanto, a partir de la entrega del diploma, habremos certificado para el buén equilibrio ciudadano a un ser totalmente desequilibrado ( no me direis que un chaval que se pasa la juventud sin vida normal por tener que “empollar”, nos puede aderezar con la sabiduria de la vida ? ( la verdadera ) ).

    PD. Esto que quede entre nosotros porque si me oye alguno de ellos, lo tengo jodio. Esta gente te sienta en el banquillo y no paran hasta que te pones a llorar ( mayormente porque no entiendes nada ).

    Ea, un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *