Me como el bocadillo donde me dé la gana

Claro que me como el bocata donde me dé la gana, solo faltaba. Cada vez que veo una nueva ordenanza municipal me echo las manos a la cabeza y empiezo a correr en círculos. Tenemos el síndrome de una sociedad de viejos, donde todo molesta. Tenemos el síndrome de una sociedad extremadamente capitalista donde la calle es un sitio para ir de una tienda a otra, donde algún día no habrá ni bancos para sentarse, donde no puedes hacer nada más que pasar para llegar a la siguiente tienda y seguir comprando.

Ya me molesta bastante que no me dejen beber en la calle. ¿Quién es el político de turno para impedirme hacer lo que quiera en la vía público mientras no molesta a nadie? ¿Por qué tiene que multarme un policía por estar bebiendo unas cervezas en un banco con mis colegas? Que hay gente que se emborracha, mea, se pelea y hacer ruido en la calle, vale, múltales a ellos, pon baños públicos, habílita un sitio alejado, pon policía, lo que quieras, pero dame la libertad para hacer lo que quiera, siempre y cuando no moleste a nadie, más allá de los tiquismiquís nazis que les molesta todo.

Es mucho más fácil no dejar beber a nadie restringiendo libertades que afrontar el problema. Parece que es más fácil multar por comer pipas que poner papeleras. No se puede jugar a la pelota, no se puede patinar, no se puede correr ni saltar ni gritar ni hacer nada que les moleste. Lo más te puedes quedar quieto en casa y no protestar.

Pero lo de no dejar comerme un bocadillo en la calle es lo más. Es lo siguiente de lo siguiente. No sé si la idea es obligar a la gente a que consuma en los restaurantes, tocar los huevos, ser el ayuntamiento más fascista de Europa o como va la cosa.

Una cosa clara a los gobernantes. La calle es de todos, y está para el uso y disfrute de los ciudadanos. Si uno mea se le multa, si uno mancha la calle, se hace lo que se tenga que hacer. Pero legislar por algo que no has hecho da miedo. Como un futuro distópico donde todo está prohibido por si haces algo. Como si te prohíben expresarte libremente por si lo que dices es un delito.

Solo pensar en proponer estas cosas es un despropósito. El problema no es si se aplican o no, el problema es que es obsceno solamente decirlo.

 Relacionadas: Madrid no descarta prohibir los bocadillos en la calle, como Roma

Multas en Roma por comer un bocadillo o beber en la calle

30 comentarios sobre “Me como el bocadillo donde me dé la gana”

  1. La siguiente será que los perros meen en casa de uno, que si pisas las líneas de los adoquines tendrás multa…yo creo que una de dos, o no saben de donde sacarnos más pasta, o que la dictadura en la que nos encontramos es de las peores y más fascistas que nunca nadie habrá tenido. No podemos protestar porque les jode, lo de los bocatas ya es las hostia, y empezaron con las prohibiciones de fumar en los bares, pero en breve ni en la calle!! Cada vez tengo menos claro hacia donde caminamos…aunque si que sé que hacia nada bueno!

  2. Pues verás, el tema no se trata de coartar tu libertad de beber y comer donde quieras, sino del poco civismo que hay. Me explico.

    A ti nunca te he visto comer un bocadillo o beber en público, pero si he visto a alguna que otra persona, que después de comer, tira la lata de cocacola al suelo, o bien el papel con que envolvió el bocadillo haciéndola una pelota y tirándola por ahí con su bolsa.

    Si este comportamiento le multiplicamos por el número de ciudadanos, al final te queda una ciudad o un parque lleno de mierda.

    Pero de todas formas, estas nuevas leyes creo que no han sido pensadas para coartar tu derecho a comer y beber donde quieras, sino más bien creo que han sido hechas para los “botellones” que dejan cualquier recinto donde se haga bastante penoso.

    1. “pero si he visto a alguna que otra persona, que después de comer, tira la lata de cocacola al suelo, o bien el papel con que envolvió el bocadillo haciéndola una pelota y tirándola por ahí con su bolsa.”

      Pues que prohiban tirar la lata y el papel, pero no comer.

      “sino más bien creo que han sido hechas para los “botellones” que dejan cualquier recinto donde se haga bastante penoso”

      Lo mismo.

      El problema es que en vez de prohibir ensuciar, prohibes hacer cosas por si ensucias, haciendo que las leyes sean totalmente injustas. Hay que saber diferenciar y prohibir el acto de ensuciar y no actos que te podrían llevar a ensuciar.

    2. Bueno, ya hay normativas al respecto. No puedes tirar papeles o suciedad en la calle, y ahí están las sanciones a aplicar. ¿Qué problema hay en que alguien se coma su bocadillo en la calle, y cuando acabe tire los desperdicios a una papelera?.
      ¿Que hay gente que es incívica? pues múltalos, ya tienes leyes que te lo permiten. Pero lo que no es de recibo es legislar a lo bruto, matando moscas a cañonazos. Puestos así, prohibamos la venta de cuchillos en las tiendas, por si alguien emplea alguno para herir a otro.
      Las normas de convivencia tienen que ser utilizadas para conseguir eso: la convivencia. No para coartar las libertades porque sí.

    3. Este tipo de ordenanzas deberían ir digiridas al que ensucia, en general, la vía pública, no al que se come un bocata.
      Una vez aprobada se podrá aplicar a cualquier pesona ya sea respetuosa y no ensucie nada o sea un cerdo.
      Tiene más pinta de estar destinada a fomentar el consumo en bares y restaurantes o a recaudar que a mejorar la convivencia.

    4. Si lo has visto ¿Por que no has hecho nada? Ya sea recriminar esa actitud, como recogerlo tu, el grado es inferior, pero sigue siendo la misma falta. Y tu tambien demuestas una falta de civismo. Y para el resto, hare una analogia, ¿Conoceis la pelicula cadena de favores? si es asi, bien, si no, pues verla. Todo el mundo deberia ser capaz de hacer cosas por los demas, aun a sabiendas o arriesgandose de que no lo hagan por el, vamos sin intereses ocultos.

  3. En Massanet de la selva el alcalde supuestamente corrupto prohibió llevar a los perros en el ascensor porque dice que huelen los pies a la gente ,imaginate los abuelillos que tienen que bajar y subir por las escaleras habiendo pagado su ascensor porque a un HdP le sale de los huevos.A nosotros nos lo prohiben todo pero ellos se saltan la ley como quieren seguro que están metidos en las cosas mas asquerosas que te puedas imaginar,contrabando,drogas,soborno,robos,etc,etc

  4. ¿Y quien ha votado a esos fascistas que imponen sus normas? Los mismos que ahora se quejan. Si no quieres fascismo, no votes al PPSOE. Y si no, a aguantarse. Las próximas elecciones podeis echar a estos mamarrachos, podeis hacerlo, pero hay que desearlo.

  5. De acuerdo en el fondo. El carácter “preventivo” de las normativas municipales que están floreciendo es deleznable, en Barcelona también tenemos la muestra pertinente. Discrepo en el uso gratuito y excesivo de los términos “nazi” y “fascista” que haces en tu entrada. Particularmente, dejo de leer cualquier post o blog que use estas expresiones, independientemente de que estén justificada o no. Se ha convertido en una especie de insulto-cajón-de-sastre que todos lanzan contra todos… y da repelús. ¡Gracias y adelante!

  6. La verdadera razón quizá:
    En la órden hablan también de la prohibición de “bivaccare”, o sea de sentarse en el suelo; bien, dado que el parlamento es un edificio histórico entonces nadie podrá sentarse delante del parlamento. Y eso a unos cuantos meses de las elecciones puede que sea más importante que el hecho de que unos turistas no se puedan comer su bocadillo en la Fontana di Trevi…

    (gracias, Davide)

  7. Malditos comunistas! Esta ley está genial! lo próximo, prohibir respirar, que contamina mucho.

    Y dejandonos de tonterías, la prohibición es de comer cerca de monumentos y demás. Un detalle bastante relevante. Aunque al fin y al cabo no deja de ser la misma gilipollez sin sentido.

  8. El problema es que las ordenanzas buscan prevenir… no puedes beber en la calle porque lo más probable es que la botella acabe en el suelo ensuciando la calle. Ahí es donde la normativa no tiene sentido… si no quieres ensuciar las calles, multa al que pilles ensuciando la calle, pero no permitir beber o comer para evitar ensuciar se acerca demasiado a una especie de toque de queda… va a faltar poco para que no te permitan salir a la calle para que así no la ensucies.

    Está bien que hagan normas para prevenir… pero las normas no son prohibir algo porque pueda terminar convirtiéndose en delito, en lo que deben enfocarse es en la educación, en que la gente se haga responsable desde pequeño, que tenga conciencia de que la calle es de todos y que la música alta molesta, la mierda en el suelo molesta y todo lo demás.

    Pero claro, prohibir cosas es mejor, porque es más inmediato y además da dinero en forma de multas. Da igual que no arregles el problema de raiz y que el problema siga estando ahí, eso no importa… la educación solo se toca para joderla cada vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *