Los rezos de Puig

En el suelo sobre sus rodillas, con los dedos entrecruzados y apoyando los codos en la cama, inclinando la cabeza un poco, en la penumbra de su solitaria habitación…

Jesusito de mi vida, ¿de verdad me está pasando esto a mi?. ¿Es que soy el único demócrata de verdad que queda en toda España?. No entiendo como solo yo lo puedo ver así, es curioso como cuatro tirados que no representan a nadie quieren tergiversar la verdad.

Todo el mundo sabe que la policía que yo mando, no son matones, es un trabajo muy complicado que exige un gran esfuerzo y amor por el estado de derecho, si en algún momento se ven obligados a utilizar la fuerza, sus razones tienen. Vieron comprometida su integridad física por esa gente violenta, que aún sentados, hasta les miraban mal, y alguno hasta les manchó de sangre. Con lo difícil que sale ¿Tú te crees?. Además, lo he dicho mil veces, mi intención o era desalojar la acampada, mi intención real era meter miedo, bueno, aunque eso tampoco lo he dicho.

Todas las cosas tiene un límite, y los guarros estos lo sobrepasaron hace tiempo. Si por mi hubiese sido, la misma jornada reflexión, sagrada para la democracia, necesaria para que las mentes de la gente libre puedan discernir que es lo mejor para su futuro, si votar a o votar b, los hubiese apaleado un poco, para que aprendan que la vida es dura, que las cosas cuestan trabajo, como yo, que gracias a ti mira donde he llegado, a base de dedicación y no de fumar porros ahí en el parque.

Y ahora va, y tienen cojones, de venir al parlamento, a impedir el trabajo de sus ilustres señorías, que velan por el ejercicio de la democracia, como representantes del pueblo, legislando para bien de la mayoría de la ciudadanía. Que van a recortar cuatro cosillas, ¡pues sus razones tendrán! Pues no van tres violentos antisistemas y sus novias piojosas y hacen ir a mis protegidos, viéndose con el agua al cuello, ya en las ultimas, en helicóptero a trabajar, como si esto fuera la guerra, pobrecitos míos, que casi les da un vahído. Los ogros estos comeniños, que hasta querían quitarle el perro a un pobre ciego, y se quejan por infiltrar a policías, ¡por su propia seguridad! Que si no seguro que se pegan entre ellos por ver si es más valido el marxismo-leninismo-maoismo o el anarquismo libertario, que gentuza. Yo de hecho les disparaba bolas sin que rebotase en el suelo, para que se les quitase la tontería.

Y para colmo, van y graban vídeos sesgados, manipulados ahí con el photoshop con ayuda de los terroristas de anonymous, de policías en plena jornada laboral, cumpliendo con su deber. Y quieren que la gente vea sus mentiras. Después de toda la violencia que han utilizado ellos, y las miles de pruebas que tenemos, quieren confundir a la opinión pública con sus triquiñuelas. ¿No podrá usted hacer algo? ¿Velarles los carretes tal vez? O igual podemos prohibir el uso de móviles en las manifestaciones, por eso de que dan cáncer, y como en las manifestaciones hay muchos juntos, las radiaciones, joder, soy un genio. ¿Identificaciones? Molestan muchísimo, son de un incómodo, ya lo sabe. Hombre no, no tanto como los pasamontañas, las bragas y los palestinos en verano…

mmm

Bueno, ¿no cuela no?, sabes lo que pasa. Que el día de lo de plaza Cataluña, estaba desayunando tranquilamente con la parienta, ya sabes, unas tostadas bien untadas y un par de cafés cargados, para ir a la oficina, jeje, a trabajar un poco, y me viene la prensa, que si estoy de acuerdo con lo que ha pasado, y yo, que soy el jefe, les digo, pues claro, aquí jeje, yo mando, soy todo importante, y hasta me cuadré y todo, ¿violencia? nada, alguno que se habrá revuelto. Y hostias, después pongo la tele, y madre mía, claro, uff, y ahora como lo arreglo, obviamente les había mandado yo apalizarlos, ya sabes, para acojonarlos un poco y que sepan quien manda aquí, pero no sabía que no iban a utilizar la violencia ni un poquito, que cabrones, ahí sentados como ratas, para dejarnos mal. Yo que mando a cuatro para que los maten y se lié de verdad…

Y claro, ya sigo diciendo las primeras chorradas que se me ocurren, y la bola se va haciendo más grande… que si cámaras en los cascos, que si fue proporcional y los vídeos no representan lo que allí ocurrió, que si soy yo el único que lo veo, y ya sabes, todo cabezón, como cuando un niño se equivoca y no lo quiere reconocer, y esta cara se me ha quedado, que ya ni me creo yo lo que digo ¿No me podrás ayudar un poco no?

¿Dimitir? ¿Y qué opinas del budismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *