Las editoriales se ríen de ti

Cuando era pequeño creo que nunca pagué los libros de clase. ¿Por qué? Porque a los colegios donde yo he ido había gente que pensaba, gente que hace las cosas sin esperar una compensación económica a cambio, gente de esa que hace lo que hay que hacer por el mero hecho de ser justo y correcto.

Las editoriales cambian los libros todos los años. Ya me dirán ustedes que ha cambiado el libro de literatura desde hace 20 años. La generación del 27 no se ha movido ni un poco y las reglas de tres de matemáticas están inventadas desde hace mucho. Ya, pero es que con los cambios de ley y los avances en pedagogía…

Mentira, los libros son todos los años los mismos, cambian los temas de sitio, cambian fotografías, cambian dos palabras y el encabezado de página. Es el máximo exponente de la cultura del desperdicio, de algo insostenible para el bolsillo y para la naturaleza . Es un ejemplo más de como las empresas hacen lo posible porque compres cosas que no necesitas.

¿Pero las editoriales tendrán que ganar dinero con su trabajo no? Por supuesto, pero no en base a un chantaje y a una extorsión, y que se yo, a meter la mano en los institutos y colegios, porque sino uno no se explica este desmán. Que pongan los libros más caros si quieren, o que desaparezcan si su modelo de negocio no da para más. Pero que no nos engañen. Que cambien los libros cada 5 años si quieren e implementen todas mejoras pedagógicas del momento y revolucionen la enseñanza, porque esos libros que compramos todos los años nuevos limpios y brillantes parece que no dan resultado… Pero que todos los años todos los críos tengan que comprar libros nuevos porque han cambiado el orden de los temas debería ser delito.

¿Y por qué yo no pague nunca por libros de texto? Pues por una combinación de buenos profesores, una buena asociación de padres de alumnos, y una comunidad que parece ser no sé dejó comprar e invirtió en sus ciudadanos. Porque claro, es muy bonito eso de salir en el telediario diciendo que es un robo que te cobren 250 euros por los libros, y que tienes tres hijos, y que es una vergüenza, que no hay derecho en este país y blablabal. ¿Se ha preocupado usted en hablar con los profesores, con los padres de los demás niños de años anteriores? ¿Se ha preocupado en ver las diferencias de los libros de unos años a otros? ¿Se ha preocupado por buscar una resolución para el problema? ¿Se ha asociado con los demás padres? ¿o se ha quedado en casa viendo la tele y diciendo que es todo injusto?

Mis padres y los de otros niños se preocuparon, fueron, hablaron, mandaron cartas, explicaron a los profesores que era una locura, pidieron ayuda, se movieron de su puta casa, y solo pagué los libros que rompí. Al final del curso los libros se quedaban en el colegio, y cada ciertos años se cambiaban, había que poner una fianza o aportar algo cada año, pero no pagaba 250 euros todos los septiembres por algo que no lo valía. Menos llorar y más hacer algo.

¿Que coño hace la gente? Nada. Decir que es injusto y pasar por caja. Por cierto, y para que quede claro, no me parece caro 250 Euros por libros, el problema no es que sea caro, el problema es que es estúpido. Que a veces la gente tiene los gastos mentales desproporcionados y le parece caro que sus hijos aprendan pero se gastan el dinero en… ya me entendéis.

4 comentarios sobre “Las editoriales se ríen de ti”

    1. A mi si me ha gustado, la página inicial está más descargada al no aparecer los artículos completos, porque total, cuando lees un artículo tienes que abrirlo si es que quieres comentar, así que mejor así.

  1. “Es el máximo exponente de la cultura del desperdicio”

    Mentira, es el máximo exponente del capitalismo. El hecho de que los libros de texto cambien constantemente es el claro ejemplo de obsolescencia programada. Con los electrodomésticos, coches, etc… puedes hacerlo desde dentro sin que se note; pero con los libros no, así que no queda más remedio que hacerlo de forma descarada.

    Ese es el capitalismo, el dinero genera dinero. Compras algo que al cabo del tiempo no sirva y, como ya has creado la necesidad, vuelves a comprar otro y así das ganancias a una empresa porque sí y esa empresa puede seguir trabajando.

    Si los libros de texto fueran los mismos siempre las editoriales quebarían.

    Cuando lo que realmente debería ser es que los libros de texto no provinieran de editoriales privadas, sino de órganos estatales, y deberían repartirse gratutitamente en fotocopias, sin pasar por el gasto de la edición, encuadernación y demás gilipolleces. Cualquiera dirá: “claro, pero es que si el Ministerio de Educación es el que redacta los libros entonces pondrán lo que al Gobierno de turno le de la gana”, ¿y es que eso no pasa ya?. El ministerio de Educación es el que dice lo que tiene que contener el libro, y la editorial lo redacta y lo edita.

    Peeeeeero, vuelta a empezar, si se hace eso, las editoriales privadas quebarían todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *