La utopía es lo fácil, no lo difícil

Me descojono cuando habla la gente de que se piden cosas irreales, de que vivimos en un mundo de piruleta al pensar lo que pensamos porque la vida es dura y las cosas no caen del cielo y hay que trabajar y trabajar y se les llena tanto la boca que no ven más allá de su nariz.

Es mentar cualquier medida para frenar las desigualdades o que devuelva a todos los seres humanos la poca dignidad que les pueda quedar y un ejercito de zombies se te tiran a la cabeza porque lo que no puede ser no puede ser. Ese es el argumento más real, de donde va a salir el dinero y que lo que no puede ser no puede ser porque las cosas no son así. Resulta que el mayor ataque contra el 15M y ahora contra Podemos fue simplemente que lo que pediamos no se podía realizar. Nada más allá. Es más fácil que alguien se muera de hambre que un rico pague los impuestos que le corresponden y no guarde el dinero en Suiza.

Y yo me río. Porque resulta que ahora lo difícil es que nadie se muera de hambre y que todo el mundo tenga un lugar donde comer y algo que llevarse a la boca. Y lo fácil es que se mueran miles de personas en el mundo por hambre, que mueran de enfermedades que aquí se curarían con una visita al médico, que haya esclavos en casi todos los rincones del mundo. Resulta que ahora lo fácil es que haya millones de desplazados en guerras porque es lo que hay pero asegurar que en un país como España todo el mundo tenga una vida digna es imposible.

Que un banco se lleve miles y miles de millones es lo fácil. Que no echen a una vieja de su casa es lo difícil. Y claro yo soy un antisistema por pensar esto encabronarme y ciscarme en la madre de más de uno. Porque soy un radical.

Como Siriza. Pedía cositas muy simples. Nada de locuras. Que si subir el sueldo mínimo para que la gente pueda comer. Que si parar privatizaciones. Readmitir funcionarios. Luchar contra la oligarquía de las grandes familias y grandes fortunas que asolaba y asola Grecia. Luchar contra la corrupción. Y unas pinceladas más. Resulta que ahora eso va a ser de izquierda radical. Eso es de tan sentido común que insulta que la gente y los mass media se le echen encima a Syriza por pensar esos. Da miedo. Escalofríos pensar que lo normal es lo imposible, lo que piensan los locos y los comunistas.

Claro que es imposible. Cuando pides esas cosas se te echa encima Europa y el capital y hacen que sea imposible. No es imposible per se. Es imposible porque es un chantaje continuo. Si gobiernas par la gente el poder económico Europeo te da la espalda. Si gobiernas para el poder económico te dan unas migajas. Y de ahí no se puede salir, porque si no haces lo que ellos piden te hunden. Te hunden la bolsa, te hunden la financiación, te hunden el país con la prima de riesgo. Es de locos pensar que la culpa es de Syriza por querer cambiar las cosas. Y aún los ahí que dicen que Syriza se debería ir porque no ha cumplido lo que prometió, de risas. Es que no es un juego, ni siquiera hay pitido inicial. Es una guerra entre pueblos ricos y pueblos pobres y Syriza no tiene ni armas por donde empezar. Está perdido desde que empezó. Y no por Syriza, porque el tablero está roto.

Chantaje y dignidad son las dos palabras más importante en este jugo. Dignidad la que se arrebata a la gente y chantaje al que nos tienen sometidos. O juegas mi juego y pierdes o simplemente pierdes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *