La delgada línea roja

Una gran manifestación en toda España secundada por  decenas de miles de personas, ni puto caso.

Un mes entero, todas las plazas de las principales ciudades de España ocupadas, ni puto caso.

Vamos, que les ha dado totalmente igual lo que hiciera el pueblo, ni siquiera se han molestado en hablar con él, ni se han molestado en analizar el problema o en dar una respuesta. Parece ser que han utilizado la técnica del ya se cansarán. Pues no. Esa técnica no va a valer. Obviamente la gente está harta, y quiere ser escuchada, el siguiente paso lógico era ir a molestar, pero claro, eso ya es pasar la línea, porque se impide el normal funcionamiento de la democracia, precisamente lo que falla, y además, se incumple la ley. También debería ser incumplir la ley legislar en contra de los intereses de los ciudadanos. Pero eso no queda bien decirlo.

Ellos quieren que no queden más alternativas que que nos marchemos cada uno a nuestra casa y lloraremos. Si eres pacífico te obvian porque no les molestas, si les molestas te obvian porque ya no representas el espíritu pacífico.

Si quieres protestar, tienes que seguir los cauces que te ofrecemos. Haz un partido, asociate, vota cada cuatro años, pierde el tiempo como te venga en gana, pero no vengas a incordiar y déjanos hacer.

Violencia no es solo abuchear a los políticos a la entrada del paralament, violencia también es a donde nos están llevando, violencia es reírse de nosotros desde hace ya demasiado tiempo.

Poniendo punto y a parte, ya que la violencia ha sido mínima, y por parte de cuatro, y no vale ni mucho menos para deslegitimar a toda la ciudadanía que se siente estafada. Ese juego ya nos lo sabemos.

Y por favor, no os dejéis engañar, no son los indignados que protestan, no son los indignados que son unos violentos, no son los indignados que… es solo un termino para dividirnos, somos los ciudadanos, somos todos, que hemos dicho hasta aquí, hasta esta línea, hemos llegado.

 

5 comentarios sobre “La delgada línea roja”

  1. A mí tampoco me gustan los políticos españoles, me parecen perfectas las protestas, pero hay que matizar una cosa. No somos todos los ciudadanos los que protestamos. Las últimas elecciones dejan clara una cosa, la mayoría de los ciudadanos siguen pensando que PP y/o PSOE son opciones válidas para gobernar. Yo no estoy de acuerdo y protesto, pero hay que aceptar que de momento, somos una minoría. Grande, pero minoría.

    Me hubiera gustado darle un buen palo a los dos partidos mayoritarios en las últimas elecciones, y me gustaría que eso pasara en las próximas generales. ¿Por qué? Porque eso sí que les duele a ellos, en eso no pueden ignorarnos. Por favor, que no tengamos que repetir otra vez que tenemos los políticos que nos merecemos. Y si vuelven a salir ambos partidos como opciones mayoritarias, entonces tendremos que asumir que seguimos siendo una minoría.

    1. No creo que sea como lo dices. Los ciudadanos somos los que estamos indignados, la mayoría. Eso no quita para que mucha gente siga votando a los dos partidos mayoritarios, bien porque se crean sus mentiras, por la presión mediática, por la falta de alternativas…

      1. Yo pienso mucha gente está indignada de boquilla, pero con poder pagar la hipoteca y una pantalla plana se conforman. Seamos realistas, esto es España, todavía somos minoría. Hay que asumir eso para entender que el cambio costará tiempo y esfuerzo, solo así se puede conseguir algo. Y que conste que estoy de acuerdo con vosotros en el fondo de casi todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *