La casa real tiene miedo

No nos confundamos. Los Reyes nunca piden perdón. Están ahí por la gracia de Dios y punto. No nos dejemos engañar. Es un golpe de efecto porque están acojonados, porque van de escándalo en escándalo y en el Siglo XXI no hay monarquía hereditaria que valga, con todo lo antidemocrático y medieval que conllevan esas palabras. No se explica de otra forma esta disculpa sin precedentes. La gente se hace preguntas y abre los ojos. El problema no son las armas, los elefantes, los chanchullos o los robos, el problema es la institución en sí. Todos no somos iguales, lo sabemos y lo saben, y eso no es consecuente con una democracia. No es una polémica gratuita, es una oportunidad para abrir un debate intocable durante muchos años en este país. Y hay que aprovecharlo.

Miedo. La institución más protocolaria del estado no se permite una declaración a la ligera, todo es programado, medido, tanto las palabras como las posibles reacciones. En el colegio nos enseñaron que no vale pedir perdón sólo porque te lo manda la profe, hay que sentirlo de verdad e intentar ponerle remedio al mal causado. No vale llevar los últimos 40 años de tu vida de cacerías multimillonarias de morro fino y ahora poner ojitos, decir que lo sientes y quedarte tan ancho. Eso no dice nada.

Pero les ha funcionado, la prensa y la “opinión pública” se ha desenvuelto en halagos hacia nuestro monarca, como lo siente, que buena persona, ha pedido perdón, que absoluta asombrosa y alucinante demostración de humanidad y cercanía al pueblo, los humanos piden perdón y el Rey se ha rebajado a nuestro nivel, les ha faltado decir. Once míseras palabras, once, que no significan nada, enmarcadas en un cuadro publicitario de lavado de cara. Debe ser una broma. Y además tenemos que aguantar un ataque de sus defensores con un: ¿Es que no os vale con eso?. Pues no, ni mucho menos.

No es un perdón, es una escapatoria porque sienten que ya no son esa institución intocable, incuestionable, a la que no se le podía ni toser. Referéndum hoy mejor que mañana. Y tranquilos Borbones, que os dejamos presentarse a las elecciones para jefe de estado, porque nosotros si respetamos el significado de democracia.

4 comentarios sobre “La casa real tiene miedo”

  1. Llanamente de tus mejores posts, y mira que me divierte tu humor e ironías habituales, pero la sencillez y seriedad de este le dan un aire especial.

  2. Yo soy pesimista respecto a la pronta llegada de la república. Ojalá me equivoque. No quisiera contagiar mi pesimismo. Buena entrada, desértico.

  3. 5 años… no sé yo. Este debate con el PP con mayoría absoluta está completamente capado, por lo cual dejarán que el debate se enfríe. Si esto hubiera sucedido con un partido de seudo-izquierda (el PSOE, me refiero, que no es de izquierdas, pero tampoco de derechas, sino todo lo contrario).

    Tal vez dentro de cuatro años, cuando el PP pierda, que perderá, el PSOE gane, que ganará, pero subirán a cambio más aun IU y UPyD, tal vez sea el momento de activar el debate y para cuando esté bien avanzada la siguiente legislatura se podría empezar a plantear; así que yo no soy tan generoso como tú, le doy, mínimo, 7 años; de ahí para arriba.

    Pero vamos, que es una posibilidad leve… es más posible que con todo este revuelo, para proteger precisamente la monarquía y evitar que se abra ese debate, lo que haga Juancar sea abdicar; y re-abrir de nuevo el debate con un monarca joven va a ser complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *