Hola señor policía

Le saludo por respeto, por hacerle más agradable su tarea de recopilar datos de gente molesta. Que trabajo eh, amedrentar inocentes. Debe estar usted cansado de utilizar, en el nombre del poder, esas técnicas de dudosa legalidad con el único objetivo de asustar al personal. De acojonar a los ciudadanos para que no respondan. De cortar de raíz y criminalizar cualquier movimiento de protesta por la vía de la porra. De ir encapuchado, por detrás, y decir, al furgón chavalote, está usted detenido. O tocar un timbre de madrugada. Se sentirá como en una película. Y dormirá tranquilo por las noches, no me cabe duda.

Vaya por delante que soy de natural pacífico, y no suelo recurrir a más violencia que la de cagarme en quien me agrede, pero con el cáliz que están tomando las cosas, al final puede que haya que pasar por comisaria, que tampoco soy de poner la otra mejilla, y uno tiene un límite, ¿hasta cuando van a apretar?. Y sí no aleatoriamente, que se lleva mucho últimamente. Pito pito gorgorito, que risas en comisaria, ¿verdad?. O quizás algún día llevarles la contraria merezca una visita suya. Al paso que vamos… ¡Condenado a tres años de cárcel por decir la verdad!

Así que no investiguen mucho, denle al contacto del blog, y gustosamente les daré mi dirección y mi teléfono, por eso de que no asusten a mi madre de madrugada y montemos la escenita, llevándome esposado como un terrorista. Señora, esto no va con usted, !déjenos hacer nuestro trabajo¡. ¡Le he dicho que no se meta o me veré obligado a utilizar la fuerza!

Bueno, igual le doy más razones. He “jaleado” más de una protesta y movilización en España. Días antes del 15M y del 15o me encendí. Incluso titulé una entrada “Al fuego con ellos” claramente constitutivo de delito. He rezado tres Ave Marías, pero no sé si eso me salvará de semejante pecado. Y bien sabe todo el mundo que ando algo ilusionado con la del 12m, por eso de que la gente despierte de una vez por todas, y por muy culpable y temeroso que me quieran hacer sentir, en un acto de heroica valentía, retuitearé la convocatoria. ¡Y lo contaré en el bar a la vez que me acabo la caña de trajo! ¡Con dos cojones!

Si pasa en otro país nos estaríamos echando las manos a la cabeza.

Pero de lo que no se dan cuenta, señores de la Gestapo, es que toda acción tiene su reacción, y que el miedo tiene un límite, y pasado ese límite el miedo se transforma en rabia y en más ganas. Cuando ya han detenido y apaleado a compañeros tuyos por el mero hecho de ir en contra, de estar sentados en una plaza mendigando derechos, el miedo se va. El siguiente paso sería enviarte a un Gulag, pero quedaría muy feo en los titulares internacionales, ya que en este terco país nadie se iba a enterar por los grandes medios. El miedo es inversamente proporcional a las libertades de las que gozamos. Cuando el médico nos cobre y el menú de la semana sea arroz con arroz, el miedo será una anécdota del pasado.

7 comentarios sobre “Hola señor policía”

  1. Lo siento, genio, pero hoy no estoy de acuerdo. No estoy de acuerdo en que la entrada vaya dirigida a los policías, que simplemente cumplen con su trabajo. El problema está en los que mandan, en los que deciden que hay que dar porrazos para quitar a la gente de en medio.

    1. Claro que el problema está en los que mandan, eso por descontado, ellos son los que quieren meter miedo.

      Pero el que va a detener a gente inocente es un policía y el que rompe porras contra espaldas es también un policía.

      1. Es su trabajo, puede que en ocasiones hagan cosas con las que ni ellos están de acuerdo, pero deben cumplir órdenes.

        Entiendo tu posición, pero también la de ellos. (Que no quita que haya locos, como en todos los bandos).

        1. Pero ellos siguen siendo libres para poder elegir si quieren o no quieren hacer lo que los superiores les mandan. Porque los responsables finales son ellos. Yo no voy a hacer algo que no quiero hacer por mucho que mi jefe me lo pida.

  2. Aquí opino como Sara; ellos son libres, pero saben que eso forma parte de su trabajo. La policía es más que antidisturbios, la policía incluye muchas cosas muy buenas que nunca se ven porque no las sacan en televisión, solo se ve lo malo. Ahora bien, una cosa mala está clarisimo que vale 1000 veces más que una buena; todos hacemos cosas buenas y no nos sacan ¿porqué habrían de sacar a ellos?.

    Entonces, volvemos al tema; la policía hace su trabajo, y su trabajo lo ordenan los altos cargos de la policía que están mandados por, tal y como se dijo en Salvados, una personalidad política (dijeron el cargo pero no lo recuerdo). Esos son los que están detrás de las cargas.

    El problema viene después; vale que haya disturbios, vale que se produzcan cargas, pero después de una carga, siempre, sea del tipo que sea y de la embergadura que sea, un juez independiente deberá revisar si esa carga estaba justificada o no, que es lo que no se hace. La policía está ahí y debe ejercer violencia en determinados casos para que funcione, pero la justicia debe ponerle un coto que en realidad no se aplica: no se investigan las cargas, las que se investigan se hacen con pruebas falseadas (amparadas por el gobierno de turno, ya vimos en Salvados que en las cargas de Plaza Cataluña la mitad de los videos presentados no se reproducían misteriosamente) y cuando la resolución judicial es molesta, indulto al canto como si estuvieramos en el medievo.

    Eso eso lo que nos debería hacer llevarnos las manos a la cabeza, la forma de actuar de la justicia ante esto; y es que habría que meterlos en la cárcel a todos por violar la norma suprema española, la Constitución, que especifica una separación de poderes que en la práctica no se lleva a cabo de forma escrupulosa cuando se trata de aplicarla contra los gobernantes.

    Arreglando solo eso, que la justicia fuera independiente y pudiera investigar ese tipo de cosas, yo creo que la policía ya no recibiría ordenes de cargas tan a la ligera.

    Fijate que es la policía lo que aparentemente falla, pero el fallo realmente está escondido bien detrás; así es el sistema.

  3. Es que esto de manifestarse ya es de pechofrios. Salir unos cuantos a la calle con banderitas de colores o la cazuela abollada de la abuela no deja de ser una clara demostración de pusilanimeria solo comparable a la tonteria japonesa de ponerse a trabajar el doble para demostrar una supuesta disconformidad. Maduremos señores. Esto ya resulta asquerosamente manido. Además, el mensaje que les estamos dando a esos mamporreros con uniforme es siempre bienvenido por lo rutinario y su extremada facilidad. Aburridos los tenemos. Hemos de evolucionar, señores.

    Propongo una insumisión fiscal. Ni un euro mas a las arcas nacionales desde nuestros bolsillos. Además, y para que quede clara nuestra jabata postura, que cualquier voluntariosa avanzadilla empieze por pegarle fuego a los domicilios ( fincas también ) de nuestras señorias ( todos ).

    Solo de esta forma esos frescos desorejados intuiran un cambio que quizás les facilite el cambio de mentalidad.

    PD. el policia no tiene la culpa. Son unos simples catetos que se creen rambos en misión justiciera. Yo en serio que voy a por la raiz del problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *