Gracias por el cafelito

Gracias a la matrona que me vio nacer, y gracias al médico que estaba fumando en una esquina por si pasaba algo. Gracias a mi pediatra que me hizo crecer sano y fuerte. Gracias a mis profesores que me enseñaron más o menos lo que era la vida, a sumar y a restar, a diferenciar las cosas y a escribir lo que escribo ahora. También gracias al bedel que nos tenía calentitas las aulas desde que tuve tres años hasta los 12, y después gracias al otro bedel, y ahora gracias al bedel de la universidad, incluso gracias a los profesores, por mucho que me suspendan. Gracias al médico que me operó, gracias a la enfermera que me cambió las gasas, a la que desinfectó el quirófano. Gracias al biólogo que cobra del estado que investigó una vacuna o una cura para algo que tuve o pueda tener. Y poniéndonos menos dramáticos, gracias al del camión de la basura, que duerme poco por las noches para tener la ciudad limpia, y al jardinero que quieras que no te alegra los días grises.

Gracias al policía que me atendió cuando me robaron la cartera, al que vino cuando tuve un accidente, al bombero que sacó a mi tío de aquel amasijo de hierros. Gracias a la administrativa del médico que me atiende con un buenos días y me da hora. Gracias a la señora de hacienda que me rellenó aquél papel tan complicado, o al chico de la oficina de consumo que me ayudó más de una vez o al de la ventanilla del ayuntamiento. Gracias al ingeniero que hizo el túnel o al de tráfico que puso la señal para que tuviese cuidado, y ya que estamos, gracias hasta al guardia civil que nos pilló unos porros y no nos multó. Gracias al juez que me dio la razón y al abogado que me defendió cuando no tenía dinero para pagarlo.

Gracias a todos uno a uno por tomaros ese cafelito en medio de vuestras 8 hora de trabajo, por descansar un poco de tanto trabajo, relajaros, y volver centrados y con más ganas, que a ver la cara que se les quedaba a algunos si tuvieran que aguantar lo que algunos aguantáis (especialmente los que trabajáis en ventanillas…). Gracias por aguantar tanto durante años y seguir yendo a trabajar sin rechistar. Gracias por cobrar el sueldo que os merecéis y tener esas vacaciones más que obligatorias y merecidas, por salir a vuestra hora y por poder hacer lo que debéis hacer en vuestro trabajo sin miedo a que os despidan. Y ni caso al cliché. Sois necesarios y la mayoría hacéis bien vuestro trabajo, y quien se pique y llore, que se presente a unas oposiciones, que para eso son abiertas y públicas. Y todo lo demás que maúllen, es bazofia.

Porque en este país lleno de envidia y odios ahora es muy fácil echaros la culpa de todo a vosotros. A fecha de 2006 nadie quería ser funcionario, había que preparar oposiciones más o menos duras (y quedarte como al principio si no conseguías plaza, y a veces después de estudiar durante años una carrera), y no se cobraba demasiado bien. Ahora que el país huele a alcantarilla ser funcionario es un chollo obsceno e inviable, sueldazo, trabajo fijo para toda la vida, días de asuntos propios, etc. etc. etc. Burros…

En vez de luchar por unas condiciones de trabajo que deberían ser normales para todos, las ven como privilegios inaceptables que se tienen que acabar ya. Si yo trabajo más de ocho horas, tu también. Si no me pagan las horas extras, a ti tampoco. Si me pueden despedir cuando quieran y mi sueldo es una mierda, así para todos, que menos, de que van esos listos. O follamos todos, o la puta al río. Es mejor gastar fuerzas para lesionar los derechos que los demás que luchar por los de todos. Ponerse las anteojeras, como los caballos, y escupir sin mirar.

Vais a ser el siguiente palo que van a reventar, y ya están preparando a la opinión pública. Sois el siguiente blanco en el plan de acabar con el estado del bienestar. Sois unos privilegiados, unos vagos. No lo entienden, más funcionarios, mejor nivel de vida. La imagen del funcionario que se va a tomar el café o va al servicio y hace esperar 5 minutos al que está en la ventanilla va a ser el nuevo mantra. Y como vivimos en un país de envidiosos en el que el hobbie oficial es joder, lo tenéis crudo.

Ya llorarán. Lloraremos.

4 comentarios sobre “Gracias por el cafelito”

  1. Es difícil acabar primero con ese sentimiento de, en vez de querer yo estar tan bien como aquel, quiero que aquel esté tan mal como yo.
    Como has dicho. Burros.

  2. Gracias sin duda, a todos esos funcionarios que nos hacen la vida más fácil.

    Es obvio que hay funcionarios que hacen las cosas mal, como por ejemplo: http://www.meneame.net/story/funcionarios-fichan-marchan

    Pero nunca deben pagar justos por pecadores. Igual que la casta política dice que no todos son corruptos y que es injusto que se les valore a todos en base a los malos, lo mismo pasa con los funcionarios y en general con cualquier colectivo.

    En el caso los funcionarios son los que más palos se llevan. Sus condiciones tampoco son especialmente buenas, salvo que tienen el trabajo asegurado, pero también tienen trabajos complicados. A ver quien es el guapo que se enfrenta 8 horas en la ventanilla de recaudación de un ayuntamiento, o el que aguanta estoico dando una educación de calidad a 30 chavales a la vez, algunos de los cuales no quieren aprender y lo demuestran constantemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *