Esas películas que no se olvidan…

Como estoy bajo moral para escribir, básicamente tan harto de la situación, y por no dejar el blog a dos velas, voy a contaros algo sobre el cine que más me gusta, lo mismo os sirve de algo. Ahí van mis películas preferidas.

– Pequeña Miss Sunshine y American Beauty. No sé porque pero no puedo separar estás dos películas en mi cerebro. Cuando pienso en una pienso en la otra, y viceversa. De hecho siempre que las reviso veo una seguida de la otra. Pequeña Miss Sunshine es esa película que trata de manera estúpida un problema social aparentemente aislado que puede extender a otros muchos.

La absoluta estupidez de los concursos de belleza infantiles norteamericanos, las ansias de muchos padres en convertir a sus hijos en lo que ellos nunca pudieron ser contagiándoles sus frustraciones  la familia aparentemente normal que se desmorona, los sueños que no se pueden conseguir y no se van a conseguir y la impertinencia de una familia en agarrarse al último clavo ardiendo que les queda, a la única cosa que les puede hacer un poco de ilusión. Para mí eso es pequeña miss sunshine, un esperpento de principio a fin no muy alejado de la vida en sociedad que nos ha tocado vivir y dando en el clavo desde el principio hasta el final en todos y cada uno de los puntos donde la hipocresía reside en occidente.

American Beauty es un cuento sobre el estilo de vida americano. Un zas en toda la boca a tener un buen trabajo, una buena esposa, un cochazo y un buen piso para impresionar al vecindario y en definitiva, una vida idílica. Kevin Spacey se sale por todos los lados, clava cada escena y hace que la si la película sin él hubiese tenido un 10, con él tenga un 11. Todos los personajes al borde de su límite moral, está película que es un dramón más duro que el cemento, se convierte en entretenida gracias a la tragicomedía y a los momentos si acaso un poco entretenidos, a que vamos a ver reflejadas muchas cosas de nosotros como individuos y como sociedad. En definitiva, un peliculón que ha pasado a formar parte de la cultura popular por su dureza y su ataque frontal a una sociedad (y a las personas que la componen individualmente) que no es tan reluciente como parece

– Millon Dollar Baby. Es que hoy vamos de dramas. La mejor película e interpretación de Eastwood para mí. Lo mejor es verla sin saber de que va, como me pasó a mí, ya que la primera mitad de la película es un Rocky en toda regla, una película insustancial, la típica historia de retos personales y de lograr el éxito que queda lejos. La segunda mitad no tiene nada que ver con la primera, y todo el buen rollo que tenías en el cuerpo se va torciendo poco a poco tanto y tanto hasta acabar en un pozo de fango tan grande y pringoso que uno quiere que acabe ya la película e irse a dormir para que mañana sea otro día. Sublime como te lleva de principio a fin. Gracias Clint!  ¡Y también por Gran Torino!

– El club de la lucha. ¿Qué puedo decir de esta película? Un 10 escrito con sangre de unicornio. Un 10 tan grande que no cabe en un DINA3. Norton y Pitt parece que se lo creen, y que quieren reventar ellos solítos la sociedad occidental desde sus cimientos. Transgresora como todas las obras de Palahniuk, cogiendo la escoria moral de la sociedad y encubrándola hacia el poder, dándole incluso la razón. Una película que remueve tu cerebro, que lo agita y lo golpea contra las paredes de tu craneo. Con frases tan épicas que han trascendido el libro y la película, como:

La pregunta es, Raymond, ¿Qué te hubiera gustado ser?

Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seríamos millonarios, dioses del cine, o estrellas del rock. Pero no lo seremos, y poco a poco lo entendemos, lo que hace que estemos muy cabreados.

Tenemos empleos que odiamos para comprar cosas que no necesitamos.

¿Entonces qué somos?

Sólo somos consumidores. Exacto, el producto secundario de una obsesión con el nivel de vida. Los asesinatos, el crimen, la pobreza, me tienen sin cuidado. Lo que me molesta son las revistas de celebridades, TV con 500 canales, calzones con el nombre de un tipo. Rogaine, Viagra, Olestra. Al carajo con tus sofás y sus patrones de franjas Strinne. Yo digo que nunca estés completo. Yo digo que dejes de ser perfecto. Yo digo que hay que evolucionar. Pase lo que pase. No somos nuestro trabajo. No somos nuestra cuenta corriente. No somos el coche que tenemos. No somos el contenido de nuestra cartera. No somos nuestros pantalones. . . Somos la mierda cantante y danzante del mundo

– Trainspotting. Y la película anterior me lleva irremediablemente a esta. Danny Boyle, que acabó haciendo los malditos juegos olímpicos, aquí hace una película que te hará sentir grandes dosis de odio, asco y compasión. ¿Que hace una película buena si no es los sentimientos que te transmite?

Si ves Trainspotting sin cuidad con una mente adolescente puede marcar un antes y un después en tu vida. Ewan McGregor te hace meterte tanto su vida que te la crees. Una película de drogas, sexo y juventud y vidas perdidas, una película de la otra cara de la sociedad, de la gente que no sale en la televisión, una hostia en toda regla al status quo y al esto es lo que hay. Para el recuerdo:

“Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos baratos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?”

– La Haine. Esta película es como ver una gran mansión, e ir a la parte de atrás donde está el barro. Es como la imagen esa en la que un muro separa la casa de los ricos con piscinas y Roll Royce de las favelas. Pues tu has caído en el otro lado. Has abierto la ventana y resulta que da al vertedero. La película te sumerge de forma dura y directa, sin tapujos, en lo que nadie quiere ver, en los suburbios de París, en la vida de las personas que no importan nada ni a nadie.

– La vida es bella. Durante mucho tiempo fue mi película preferida. ¿Y cómo no iba a serlo? Si hay alguien en el mundo al que no le toque esta película, es que no es humano. La historia de los campos de concentración vista desde otra perspectiva, donde un padre hace creer a su hijo que solamente es un juego. Con escenas memorables, una película genial.

– El gran lebowski. Claro que no iban a ser todo tragedias. Esta película de los Coen, que mucha gente piensa erróneamente que está sobrevalorada, es un chiste tras chiste, risa tras risa, narrada de una forma maravillosa y con un Bridges que parece que nació para hacer de tirado, parece que se preparó toda su vida para hacer este papel. No podría quedarme con una sola escena, ya que he visto la película unas 15 veces y cada vez me hace más gracia. Es entera absolutamente brutal. Ni un segundo de película sobra.

– La vida de Bryan. Esta película compite con la anterior en veces que la he visto y en la gracia que me hace. La veo un par de veces por año, y aunque me la sé de memoria, no deja de impresionarme cada vez que la veo. Chiste tras chiste, a cuál mejor, Monty Phyton en estado puro, crítica, humor ácido, verla en 1979 tenía que haber sido una delicia. No creo que haga falta decir mucho más de ella.

– Annie Hall. A pesar de que Allen parece tener solo una película, está es diferente  para mí, a las demás. Fue la primera que vi de Allen y realmente me impactó. Humor inteligente, buenos chistes, en definitiva, una película genial que tiene 35 años y parece que no ha perdido ni un ápice de sentido del humor ni de originalidad.

– El crepúsculo de los dioses. Es difícil quedarse con una de Wilder. He visto todas y son todas realmente buenas, alguna flojea un poco pero aún así todas son de visionado obligatorio. En esta película que sorprende a todo el mundo que la ve, como no puede ser de otra manera, se junto una crítica a Hollywood con una bonita historia de amor/odio, un canto a los dioses caídos y al paso del tiempo. Cuidado con los de lloro fácil. Primera plana, Uno, dos, tres, En bandeja de plata, El apartamento, testigo de cargo o traidor en el infierno son otras de las mejores de Wilder.

Lugares comunes y Un lugar en el mundo. Adolfo Aristarain hace películas sencillas, con historias sencillas, llenas de emotividad y encanto. No puedes no ver ninguna de estas dos, porque son realmente preciosas las historias y la forma de contarlas. Echarle un vistazo Roma y Martín Hache.

Vals con Bashir y Persépolis. A estas dos películas les une que son animadas y que cuentan historias de lugares remotos de una manera deliciosa. La primera pese a ser en dibujos tiene una gran carga violenta y deprime bastante. Es una especie de documental sobre una matanza de refugiados palestinos. Cuidado porque no te deja indiferente. La segunda es un comic de Marjane Satrapi, que cuenta la historia de Irán desde los ojos de una niña. Otra forma de revisar la historia de la revolución Iraní de manos desde dentro, de una forma personal.

– El experimento. Ya hablé de ella aquí.

– De los limoneros y En tierra de nadie ya hablé aquí.

Another Year. Una película que no se puede explicar, simplemente hay que verla. Me recuerda vagamente a Primavera… verano, otoño y otra vez primavera, aunque supongo que solo tienen en común que hablan sobre la vida y que se divide en estaciones. Merece la pena echarles un vistazo a ambas. También Still Walking (Caminando). Muy buena, lenta, pausada.

– Promesas del este y pozos de ambición. No sé cuá es la relación que yo hago para estas películas, pero siempre que pienso en una pienso en otra. Quizás que salieron el mismo año, o quizás que son dos de las mejores historias que he visto. Pozos de ambición, como narración de una historia, como película que te lleva por la historia, que te mete en ella, que te absorbe, es la mejor que he visto. 158 minutos que se te pasan en un rato. Promesas del este es otra manera de hacer una película de mafia, de manera tranquila, sosegada y directa. La escena de la sauna es una de las mejores escenas de violencia que hay.

– The man from earth. Esa película que te han recomendado alguna vez, pero que ningún día te cae bien para ver. No la has visto anunciada nunca, ni si quiera recuerdas que la hayan dado en el cine, porque de hecho, no la han dado. La película independiente y de culto por excelencia. Con un presupuesto ridículo y una distribución inexistente, la película se hizo pronto muy famosa gracias a Internet. Un salón, unos amigos charlando, una sorpresa que se va deshaciendo a medida que avanza la película. Sobresaliente.

– Los cronocrímenes. Junto a Donie Darko, la mejor película de viajes en el tiempo que se pueda hacer. Y Española. Hay que darle una oportunidad porque es realmente genial, sin contar con la vuelta que le da Vigalondo haciendo el mismo un papel perfecto. (SPOILER, como vigalondo es mal actor, interpreta a un tío que en realidad está interpretando, cuando te das cuenta al final, es un, zas!)

– La vida de los otros. No es la película más bonita que uno haya visto, pero si una que mejor retrata la Alemania de los años 80, con la guerra fría de por medio y la Stasi haciendo de las suyas. Una historia contada tan bien que da miedo.

– Hacia rutas salvajes. El mejor combo de libro, película y banda sonora que pueda existir. Igual es un poco excesivo tratarla como unas de las mejores películas de la historia, pero es una historia dura y bonita a la vez, grabada con tanto cariño, que se merece un heuco en esta lista.

– Zombies Party. Mi otra película de humor favorita junto a la vida de Bryan, el gran lebowsky y un pez llamado wanda. Simon Pegg se sale, y pese a parecer una película sin más, tiene puntazos. Risas.

– Clerks. Se me olvidaba Clerks. Ah, Kevin smith (Dogma) haciendo su primera película en blanco y negro. Unos dependientes en una tienda haciendo chistes y humor de pollas, ¿Qué más se puede pedir?

– Las invasiones Barbaras. Una película un poco cultureta, que nos enfrenta a un hombre poniendo sus ideas en orden cuando está a punto de irse a tomar unas copas con la muerte. No es una película excepcional en su concepción, pero si en sus diálogos.

– Oldboy y la trilogía de la venganza. Ah, estos coreanos, cómo las devuelven ¿eh?. Las tres películas de las mejores venganzas, muy bien rodadas y con su puntito de violencia extrema. Oldboy simplemente es un, fouhhhh tío uhhhh que burradaaa. Las otras dos son un poco más flojas, pero muy recomendables.

– La princesa mononoke. Animación japonesa que hay que ver si o sí. Junto a El viaje de Chihiro y La tumba de las luciérnagas  las mejores desde el lejano oriente.

– Cinema Paradiso. Como película para romperte el corazón, aunque sólo sea un poquito. Junto al ladrón de bicicletas, lo mejor que nos ha venido de Italia. Brillantes y conmovedoras ambas.

– El golpe. De ésta no puedo decir mucho, ya que es una película intrascendente, pero echa de tal manera que te arranca más de una sonrisa.

– Johnny cogió su fusil. Ésta en realidad no sé si recomendarla o no. Es una de las películas más duras que creo que se hayan hecho. Si quieres pasar un mal rato y darle unas vueltas a la cabeza, aquí la tienes.

– El verdugoLa película española. Divertida, crítica, mordaz. Lo tiene todo.

– Funny GamesUna de las cosas que nos da el cine es que nos transmite sentimientos, y no tienen por que ser felices ni bellos. Si para ti una buena película es una que te hace sentir cosas, ésta es tú película favorita sin lugar a dudas. Aunque a Haneke se le va un poco la pinza por la mitad del metraje, consigue su objetivo, ponerte de una mala hostia tal que quieres matar a los chavales. Perfecta.

¿Qué os parece?

Si alguien tiene filmaffinity y quiere agregarme… que ponga un comentario.

Un saludo

10 comentarios sobre “Esas películas que no se olvidan…”

  1. Añadiría una película que a mi personalmente me gusto muchísimo y es una de mis favoritas, es The Sunset Limited: http://www.filmaffinity.com/es/film272232.html

    Creo que no llego a salir en cines ya que no recuerdo haberla visto en carteles y es algo que me sorprende ya que creo que es una película muy buena. Recomiendo a todo el mundo que la vea; ya me dirás que te parece

  2. Puff hay taaaaantas, españolas a mí también me gustan y mucho, grupo 7, la habitación de Fermat (se nota que es de directores primerizos, Piedrahita y Sopeña), Primos, la caja 507, mientras duermes, celda 211, 7 virgenes… como españolas
    Luego fuera de esas fronteras, nueves reinas es genial, thirteen… puff fmuchas, cuando me vaya acrodando iré diciendo, me gusta bastante el cine, y me trago cualqueir película ahhh la últimisima “Les miserables” me parece un peliculón también…

  3. Million Dollar Baby la tengo pendiente, a ver si un día de estos me pongo con ella. Tengo muy abandonado el cine, cuando tengo un rato suelo tirar más de series… pero últimamente me estoy poniendo al día.

    Gran Torino en cambio si la ví y me encantó. Magistral.

    Me apunto algunas recomendaciones más. Gracias 🙂

  4. Buena lista ! me faltan algunas por ver, me parece bien que este funny games creo que se menosprecia por el hecho que lo hace a uno sentir esa impotencia e ira, recomiendo del cine español Los Ojos de Julia, un peliculón de suspenso y buenas actuaciones, y una película que le hará sentir bastante Melancholia (2009) y por último Network (1976) una crítica buenisima y correcta sobre la sociedad y la televisión. Saludos!

  5. En “Vals con Bashir”, el suceso que tiene lugar (ALERTA SPOILER) al final de la película ocurre entre libaneses, si no recuerdo mal; los seguidores de Bashir por un lado y cierta vertiente musulmana por otro. Gran película, con una curiosa narrativa y una inteligente vuelta de tuerca a la rotoscopia.

    El Golpe es una obra maestra, y hay muchas otras peliculas muy recomendables en la lista que confeccionas.

    Crema de Spoiler el de Vals con Bashir. :v

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *