En bici por la ciudad

 

Cada día vemos más bicis por las ciudades españolas, gente que va a la universidad, gente que se dirige a su trabajo, gente que la usa para ir a comprar el pan…

En Europa se usan desde hace más tiempo, y ya están un poco acostumbrados. Aquí, como de costumbre, nos pillan estas cosas siempre a contra pie. Están las bicis, pero no siempre la infraestructura, y mucho menos la mentalidad de la gente. Esto es como en la guerra, coches, peatones que ya convivían, y ahora nosotras, las bicis, que nos añadimos al caos urbano.

Por ello quiero dar esta explicación, primero a los conductores que nunca se han parado a pensar lo que nos ocurre a los que vamos en dos ruedas, y segundo a los que no van todavía en bici, para que se animen. Ir en bicicleta tiene algunas ventajas, y algunos inconvenientes, enumeremos.

Ventajas:

– Es un medio de transporte limpio, muy eficiente.

– Vas mucho más rápido en bicicleta que en coche o transporte público (por lo general en ciudades grandes y trayectos cortos)

– Haces ejercicio, bueno, esta es discutible, no sé si es exactamente una ventaja o un inconveniente.

– Ocupa poco sitio y se puede aparcar en cualquier sitio (más ahorro de tiempo)

– Económico.

– Es sostenible y bueno para el planeta. Te sentirás bien contigo mismo sin ensuciar esta bonita bola llamada tierra.

Desventajas:

– Cuidado, la gente no cuenta con las bicis, vas a tener algún susto, si no lo has tenido ya.

– Haces ejercicio. Vas a llegar sudado al trabajo en verano, y olvídate de desayunar un café.

– Te vas a mojar, vas a pasar frío, vas a pasar calor.

– Vas a discutir con mucha gente, lleves o no lleves razón, te van a pitar, te van a gritar…

– No es válido para todas las ciudades, si vives en ciudades sin cuestas como Toledo o Vigo, por aquí no vas a salvar el planeta…

-Vas a comer humo, bastante.

Bueno, ahora me extiendo un poco. Obviamente las ventajas son muchas. Vas más rápido, a no ser que tengas la parada de metro que te lleve de tu casa al trabajo. Ahorras tiempo, y en verano es agradable no meterte en un bus urbano con todo el calor. Ahorras pasta, un coche es muy caro, y la gasolina está intratable. Pero sobre todo, la más importante, es que las ciudades, de esta manera, no son sostenibles, por razones sobre todo ecológicas, aunque también de espacio. Es decir, no podemos ir todos, solos en un coche de cinco plazas, con lo que consume, con lo que ocupa, querer aparcar debajo de casa y que nos deje en la puerta del trabajo. No tiene sentido, aunque no lo queramos ver. Ecológicamente es un verdadero disparate. Dentro de algunos años nos verán nuestros hijos con perspectiva, y pensarán ¿pero no se daban cuenta?. No es una opción ir en bici y en transporte urbano, cada día empieza a ser más una obligación.

Aquí ya empieza la guerra bicis-coches. El problema no es que las bicis molesten, es que ayudan. ¿Cuanto ocupan en una calzada 100 bicis? ¿Cuanto ocupan 100 tíos solos sentados en su coche? El problema no es que no haya carril bici, o que la bici que va delante te haga ir más lento. Es que es una manera de acabar con los atascos en las ciudades, que cada día van a ir a más. Y con la contaminación, repito. Compensa que vayas más lento, compensa que quiten un carril normal para hacerla de carril bici, porque a la larga la ciudad gana. Solo hace falta concienciar a la gente, cuantas más bicis, más fácil. Lo que ocurre es que la gente no coge la bici porque no hay infraestructuras… y no hay infraestructuras porque no hay suficientes bicis. Y de ahí cuesta salir.

Oh, que bonito, quiero una bici para ir a la universidad. Espera. Coger la bici por la mañana reduce tu probabilidad de llegar al almuerzo. Sí, es peligroso. No mucho pero… Bueno, ya sabemos como va la gente conduciendo por ahí. El problema es que si se te llevan con la bicicleta, estas jodido. Y una pirula tuya se nota mucho ḿas que una pirula de un coche, porque te juegas la vida. Ir por un carril bici conlleva su peligro. Con la bici no haces ruido, y la gente va a su bola por la calle. Cuidado que te los comes.

A parte de eso, en un carril bici te puedes encontrar de todo, contenedores de basura, coches aparcados, terrazas de bares, camiones descargando… Vamos, es difícil ir por un carril bici y no tener que ir parando a cada poco, y parar y arrancar cuesta. Claro, no hablemos de meterte en la acera, aunque vayas despacio. Si te pilla la policía, te multan, vas a ir muy lento, molestas…

Pues me meto por la carretera. Adiós, ya la has liado. Todo va bien, relativamente, porque ir comiéndote el humo de los coches no es muy agradable, pero bueno, se aguanta, hasta que aparece alguien que se ha gastado diez millones en su todoterreno, que claro, no está dispuesto a ir a 20 km/h, ni a compartir carril contigo misero mortal. Lo más normal es que te pite para que te quites (a dónde, ¿a la acera por la que me multan y molesto más?). El desearía pasarte por encima, pero está mal visto por la sociedad, así que cuando vea la oportunidad, te pasara por al lado, dándote un susto de muerte, y además, cagándose en tu puta madre y agitando el brazo.

Sin contar que hay cruces que es peligroso ya de por si, porque vas lento, porque los semáforos duran poco, porque la gente llega tarde al trabajo… Al final pitada para el de la bici. Y no se te ocurra hacer algo mal, que mira como van los de las bicis, todo el día haciendo el loco.

Y no hablemos de las ciudades con tranvía. Igual los que van en los coches no lo saben, pero si se te mete la rueda en el rail, la hostia no te la quita nadie. Además si ha llovido resbalan los condenados que no veas. Si de repente frenamos sin razón, estamos tratando de no matarnos, gracias.

Así que tienes que aguantar algún insulto, alguna que otra pitada, y si tienes el día de cruzarte con el más tonto del pueblo, pues igual hasta se baja del coche todo gallo para que los gritos le asistan la sinrazón.

En definitiva, un poco de respeto para todos, si, también nosotros hacemos cosas mal, pero también estamos haciendo un “esfuerzo” extra no todos comprenden. Corremos más peligro, y no siempre podemos apartarnos. Paciencia, que la calzada es de todos, y no porque tu puedas ir más rápido tengo que tirarme yo a la cuneta, si dos metros más adelante hay un semáforo y vamos a parar los dos. Además, a algunos parece que les jode que les adelantes yendo en bicicleta. Oye tío, perdona por meterme por el hueco de la derecha, o por pasar por el semáforo de peatones cuando el de coches está en rojo. Pero es que así voy maś rápido y no estoy entre dos coches.

Cada día somos más los que vamos en bici, y algún día seremos mayoría. Obviamente no nos gusta ir por una calzada donde los coches van a 80km/h, pero hay a veces que no nos queda más remedio. Y sobre todo, no vamos en bici porque somos pobres, que parece que muchos piensan eso. Vamos en bici porque creemos que las ventajas que tiene priman sobre los inconvenientes, y si, vamos más rápido que vosotros, ¡y gratis!

La fotografía se titula Bicicletas y es de Javier Carpio compartida bajo CC.
Relacionadas: Nos estamos fumando el planeta, El AVE es una basura

2 comentarios sobre “En bici por la ciudad”

  1. Muchos podran pensar que esto es un golpe bajo pero si miramos -o simplemente recordamos- los innumerables dias de lluvia del invierno pasado y vemos ahora que llevamos ya tres semanas con lluvias interminables que incluso han hecho brotar de nuevo Ses Fonts Ufanes ya me direis de que sirve tener la bici para ir al trabajo al cole o para rodar jugandote la vida por las avenidas y adyacentes..Porque yo pido alguien ha visto a los del Parlament ir en bici a su juerga diaria? .Y mientras nos subiran el IVA nos han subido el IBI el agua gas electricidad y todo eso para pagar un maldito carril por el que circulan mas moscas que bicis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *