Emigrando por no reventar

Por no reventar a alguien más que nada. Porque no es una aventura, ni algo bonito para descubrir mundo, ni demás chorradas que nos quieren hacer creer. Como si fuera un juego. Es una tragedia que tengan, los jóvenes, que coger el macuto y pirarse en un cutre Ryanair. Sin ni siquiera barajar otras opciones, porque no las hay. Porque para no hacer nada, se van.

Porque no es lo mismo, que algunos quieran ir al extranjero a vivir un tiempo para ganar como profesionales, para formarse o como experiencia vital que que te echen de tu país, literalmente. Además, que nadie se piense son unos flipados, que quieren recoger el título y cobrar 2000 euros al días siguiente. Ni tanto ni tampoco. Al menos quererse un poco y que te dé para vivir. Que no se rían a tu cara en el curro. Si es que lo tienes. Que ya se sabe, el que no tiene curro está muy jodido, pero el que lo tiene, tiene que aguantar carros y carretas, porque es un afortunado, y la cosa está muy mala. ¡Cómo para dejarlo!

Resulta que los jóvenes pecaron de ingenuos. Estudia duro y tendrás tu recompensa. Y se lo creyeron. Demasiado dinero invertido en toda una generación como para tener que salir con el primer tren de la mañana. Tan rápido. En apenas cinco años todo a la mierda. Todo tan bien montado, los jóvenes más preparados de la historia, con la mejor educación, idiomas, competencias, cultura… Y ahora se nos van sin poder hacer nada.

Porque… ¿Qué haces aquí? ¿En un “trabajo” sobreexplotado por un mísero sueldo mientras el país se resquebraja? ¿O esperando a que salgan esas oposiciones que no van a salir? Es lo que hay… ¿Que se coman las ingeniarías y las licenciaturas y se pongan a servir chupitos a ingleses borrachos? De un futuro prometedor a echar una moneda al aire y elegir país.

Y no, no es una aventura. Hay a gente que igual le puede gustar, pero nunca es agradable separarse de la familia, o tener un amigo en cada punta del planeta por una gestión infame de un país infame de una gentuza infame. Que nadie se piense que son cosas que pasan. Hay culpables con nombres apellidos y grandes mansiones. Hay cabrones que se descojonan de los pobres viendo como bailan unos números en una pantalla.

Se van a ir, y se van a ir los buenos. Viendo como está la cosa en cuanto pueden se piran. Los mejores. En las facultades, raro es el que no mira becas en el extranjero, aprende más inglés, o se atreve con el alemán o el francés. Incluso antes se hablaba mal de Sudamérica, ya no es tan mala opción. Y China ya no parece estar tan lejos. Que para ir encadenando becas hasta los 35 por 300 euros al mes, y si te pagan (que es o que hay y además coges experiencia), mejor que les follen y me piro. ¿No?

Pero tranquilos chavales. Es una aventura de la hostia. Vais a descubrir mundo y a aprender un montón lo que es la vida. Y como no, tranquilos votantes. Vuestras pensiones las van a pagar los jov…

2 comentarios sobre “Emigrando por no reventar”

  1. La prueba máxima del despilfarro español: ya no se trata de hacer autovías como si no hubiera un mañana, ni grandes complejos turísticos… se está pagando la educación a personas que luego se les pega una patada en el culo para que se larguen… ¿puede haber un despilfarro mayor?.

    Es como pasarte todo el día cocinando para hacer una buena comida, y cuando la tienes hecha, regalársela a tu vecino que ya tiene comida de sobra…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *