El morbo más mezquino y asqueroso

Que desaparezca un niño es una tragedia. Que las televisiones se aprovechen de ello es más que una aberración. Vale, desaparece un niño, damos la noticia, lloramos un poquito y a otros muertos. Hay de sobra. Pues no.

Pareciera que están aburridos en la redacción. ¿De qué hablamos hoy? Hay poca cosa. ¿Qué? ¿Un niño muerto? ¿Dos? ¿Eran guapos? ¿Drogas y líos amorosos? Cojonudo. Y ya se sabe. Toda la mañana en los programas para viejas de tertulia deficiente, hablando gritando asintiendo y haciendo el payaso, aportando puntos de vista tan simples como una ameba.

Concretamente hoy, en el telediario de una de las cadenas más vistas, 15 minutos de reloj sobre el tema, casi la mitad del telediario. La madre llorando en el portal, la policía escarbando en la tierra, el padre llorando, los niños sonriendo, el experto que dice que no sé que, conexión en directo desde la cárcel, desde el portal, la madre llorando en cámara subjetiva con las lágrimas brillando, entrevistas en el barrio de los niños al azar, los vecinos pidiendo la cabeza del asesino, los niños felices otra vez jugando y saltando y riendo para que nos dé un poquito más de pena su triste muerte.

En un lugar decente, se daría la noticia de pasada, respetándose la privacidad de la familia y su duelo, aquí hacemos escabechina y nos regodeamos en la tragedia durante meses o años.

Y como no podía faltar, el eterno ridículo debate en caliente sobre la pena de muerte. Que no hay derecho. Que es el demonio. Que cuando matan niños la ley es muy blanda. Que tal y que cual.

Con la sangre fresca, todavía corriendo, filmada si puede ser posible la mancha en el lugar de los hechos. Da igual cómo se llame el niño, cuanto más escabroso y retorcido mejor. Un niño muerto es dinero. Son portadas de revista y miles y miles de horas de telemierda y de debate sobre unos pobres niños que nada tiene que ver. También puede salir, de la manera más populista, un cargo político de la manga, porque claro está, que maten a tus hijos te convierte al instante en experto en temas jurídicos y políticos, cuando en realidad eres el menos indicado por tu nula objetividad.

Y claro, la gente se calienta y los periódicos se suman al esperpento:
Twitter pide cadena perpetua para José Bretón

«Ruth y José, Marta del Castillo, Sandra Palo. Urgente Reforma del Código Penal», pedía una tuitera.

Casi nada. Que afirmación más contundente de mano de un gran experto y con argumentos de peso. A parte de lo falaz y estupido del “twitter pide”, twitter se está llenando de gente que, antorcha en la mano, piden la cabeza del malvado asesino, a merced de los medios y su insistencia en el tema.

Es una pena que los niños muertos se conviertan en el mejor circo para las televisiones. Los niños muertos son negocio y lo explotarán hasta donde haga falta, ya se llame Palo, Vargas, Wanninkhof o del Castillo. Es indiferente, el negocio está mal, y por un anuncio de jamón cocido entramos a casa de la madre y la grabamos en el momento exacto en el que su corazón se desparrama y se rompe en cachitos.

3 comentarios sobre “El morbo más mezquino y asqueroso”

  1. Muy de acuerdo, sin embargo a veces me pregunto si parte de la familia y gente en torno a ella es la que hace que este caso (y otros) lleguen a ser tan mediáticos. Cosa que, además, es todavía peor.

  2. ¿Imaginais que los juicios, de cualquier índole, se basaran única y exclusivamente en la información de los medios de comunicación? ¿Os imaginais a un juez que solo puede leer periódicos y ver televisión para declarar a un acusado inocente o culpable y ponerle una pena si lo considera culpable?.

    Pues eso es lo que hace la gente que pide cadena perpetua cuando sale una noticia de este tipo.

    Cada vez que ocurre una mierda de estas me acuerdo de aquel hombre creo que Canario al que acusaron de violar y matar a una chica y salió un primer plano suyo en la portada de un periódico con el titular “La mirada de un violador”, y al cabo de una semana se demostró que el tipo era inocente. Cada vez que alguien juzga un delito en base a información de medios de comunicación me acuerdo de ese caso concreto, y me hierve la sangre.

    Y esa es la educación que tiene la gente; y hablando de eso en la comida delante de sus hijos esa es la educación que le dan a sus hijos. Y aunque las generaciones van avanzando la sociedad sigue siendo igual de repugnante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *