El destierro como solución

Andaba yo aburrido el Sábado por la tarde, y escuchando la radio, un programa de esos culturales que salen siempre a perdidas, me di cuenta de la predilección de los españoles por el destierro. Pero del destierro obligado, de ese de que o te vas, o te matamos. ¿Que has faltado el respeto a mi familia? Destierro. ¿Que has mancillado el buen nombre de mi bella esposa, de mi hija, o de las dos a la vez? Destierro. ¿Que tenías un duelo y no has acudido? Destierro. ¿Que has robado? Ya sabes lo que toca, desiterro. ¿Que le has hecho la tres catorce al rey? Destierro, destierro y destierro, por listo.

Y me daba un poco de pena, porque yo me sé un par de ellos a los que les invitaría a pasar unas vacaciones lejos, bien lejos. Y que no se preocupen, que les pagamos nosotros el billete de ida. A veces da la sensación de que se van los más listos, y de algunos es imposible deshacerse. Y es una pena que tanta gente tenga que abandonar el país y ellos se queden chupando del bote.

Se ve, que la mala costumbre de echar a la gente de su propio país, se perdió, no porque la humanidad haya avanzado y seamos muy civilizados, sino porque quien va a ser el tonto que quiera esa gentuza. Imagínate echando a todos los concejales de urbanismo corruptos a Francia. Se prepara un atasco en Irún que paraliza la ciudad tres semanas.

Así que andaba yo pensando soluciones a esta crisis, y no pudiendo alcanzar tales metas, se me ocurrió que al menos, podríamos recurrir a una pequeña venganza. Como también hace tiempo que quitaron los latigazos del código penal, podríamos recuperar tan bonita pena, destierro, pero solo en el caso de políticos y banqueros corruptos. Todo el mundo en pie por favor, el acusado es declarado… ¡A Francia!

Con que afán antidemocrático se ha levantado usted hoy. Déjenme explicarme. ¿Cuantos políticos y banqueros hay en la cárcel? En este país los cuento rápido. ¿Cuantas tramas de delincuencia, malversación de fondos, pelotazos urbanísticos y no urbanísticos, y demás trapicheos de politiqueo hay? La experiencia dice que o no son juzgados correctamente, o simplemente no son juzgados, o siempre se salvan, o caen otros. Solución, en cuanto haya algo que huela mal, destierro.

Porque por ejemplo a un médico se le paga en base a su responsabilidad, y a un ingeniero también. Si cometen negligencia y el paciente muere o el puente se cae, destierro, bueno, destierro no, que me crezco, pero es probable que esa persona, en cuanto trabajador con responsabilidad, pague por lo que ha hecho mal. Pero ah, los políticos, esa especie de seres humanos al margen de muchas cosas, ellos nunca tienen nada que ver, de hecho se jactan de que lo han hecho bien, siempre, no falla. Si falta un duro, aunque no se pueda probar que la culpa sea directamente del político, la culpa es suya por hacer la vista gorda o rodearse de chorizos. Por ejemplo, si todas las cuentas, concursos, plenos, tratos y demás fuesen totalmente públicos y trasparentes, muchos disgustos nos ahorraríamos. Así se podría ver que faltan 2 millones de euros (si es que en realidad algo así puede “faltar”), antes de que el fiscal llame a tu puerta.

No puedo evitar reírme como, explicando en televisión la altísimo fianza que le pusieron a Jaume Matas, de tres millones de euros, el entrevistado decía. No mire, es que era una fianza trampa, para ver si de verdad tenía los tres millones de Euros que faltaban. ¿Estamos locos? ¿Quién mandaba? ¿Quien tiene responsabilidad sobre ese dinero? Es como el caso de la infanta, o está en el ajo, o es que es tonta. Voy a decir más, destierro. Una vez que te pones… Pues no serán los primeros…

¿Y que lloran los franceses? Que destierren a los mangantes a otro lado, problema suyo. Es más, si tras la aplicación de la ley del destierro, empiezan a ver cosas raras en Francia, como algún aeropuerto sin vuelos, construcciones en zonas protegidas y cosas del estilo, no se asusten, es que la nueva ley del destierro se está cumpliendo correctamente.

¿Que no arreglamos la crisis? Bueno, pero y lo bien que nos vamos a sentir, ¿eh?. Para irnos nosotros, que se vayan ellos.

4 comentarios sobre “El destierro como solución”

  1. Yo creo que hoy dia la gente no se conformaria con el destierro. La generación actual tiene mas mala leche. Y es que tenemos mas estudios, estamos mas informados ( o desinformados ), mejor alimentados y un concepto de la justicia mas amplio y completo. Además estamos influenciados por hollywwood, donde al malo siempre se le acaba cortando los cataplines como mínimo mientras el público de la sala – todos ellos con títulos académicos y varios masters en su formación – aplaude rabiosamente la resolución de la película.

    La idea del destierro entiendo podria llegar a ser una liberación no merecida. No, no lo consideramos suficiente, al menos para algunos de nuestros mas hábiles políticos, donde en base a unas inmunidades que les daba el cargo se permitian inventar reformas laborales despues de meternos en un lio creado adredemente por ellos. Además esos mismos tampoco dudaban en bajar sueldos a sus empleados mientras ellos se lo subian la semana pasada, asi como desviar los pocos fondos y recursos que quedaban, pimplarse ayudas para usos poco nobles, tampoco dudaban en otorgarse privilegios inmerecidos y seguro que innecesarios, y un sinfín de abusos al ciudadano que de existir un dios con un par de bien puestos seguro también les cascaria a todos un traje de hostias. Y admitimos que dios es bueno y misericordioso, porque algunos de nosotros después del traje les colgariamos del pié izquierdo en la plaza mayor para que quede claro con quién se estaban jugando los cuartos sus señorias.

    Y es que conociendo la calaña de esos caraduras, lo del destierro incluso podria llegar a formar parte del plan diseñado por ellos mismos: O sea, nos vacilan, se forran, dejan el pais en quiebra perpetua y luego los largamos a sitios mejores. No hombre no, a esos los tenemos que tener cerca y a nuestra disposición para darles de patadas cada vez que nos acordemos de con quién y como nos han metido en semejante fregado.

    Además debemos cuidar las relaciones con las francesas, que están muy buenas.

    PD. me faltan los emoticones para demostrar que estoy sonriendo.

  2. Con eso del ostracismo no les fue mal del todo a los griegos en su momento. Incluso hubo momentos de su historia en que los cargos políticos tocaban por sorteo. Mucho peor dudo que nos fuera.

  3. Cuando has dicho lo de la fianza trampa me he acordado de la serie Crematorio. No diré porqué ya que es algo hacia el final de la serie y no voy a soltar spoilers xDD. Pero vamos, básicamente la policía utiliza eso de la fianza trampa.

    Aeropuertos sin aviones, construcciones en zonas protegidas y… ¿visto el último programa de Salvados? Mastodontes arquitectónicos culturales inútiles, desatendiéndo a cambio la cultura de base. Y esa es la base que se usa para el resto de cosas. ¿Queremos hacer aeropuertos, aunque sean inútiles? A cambio desatendemos zonas rurales con pésimas comunicaciones.

    Pero, ¿qué es lo que pasa? Que el aeropuerto, la ciudad de la cultura, etc… son grandes, y son muy bueno para la foto de turno; pero aumentar los servicios ferroviarios, dar calidad y aumentar los servicios en las bibliotecas municipales, etc… pues no sirve para hacerse ninguna foto, aunque sea más barato.

    En Murcia pasa lo del aeropuerto. En la Región de Murcia no hay aeropuerto, nos solemos servir de Almería pero sobre todo de Alicante. Hay un aeropuerto militar en San Javier (cerca de La Manga del Mar Menor), que tiene algunos vuelos civiles. Pues ya hay proyectado un aeropuerto que se abrirá probablemente en esta legislatura. A cambio, tenemos un tren de cercanías de risa, que es el mismo tren que llevaba a mis padres hace 20 años, con pocas combinaciones horarias y que tarda dos horas en hacer un trayecto de una hora en coche (Águilas – Murcia), y tarda una hora en hacer un trayecto de 35-40 minutos en coche (Lorca – Murcia), y tarda otra hora en hacer un trayecto de 20 minutos en coche (Águilas – Lorca).

    Peeeeero. Los incompetentes siguen obteniendo mayoría absoluta. Y yo siguo preguntándome cómo puede ser que eso pase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *