Duques, duquesas, condes y su puta madre.

Prometo que hasta ayer no sabia quien era la duquesa de Alba. Y no lo sabía, porque yo en mi ingenuidad, en mi mundo apartado de la realidad, lejos de la tele y las revista del corazón, creía que todas las personas, somos y cómo no, nacemos iguales.

Hoy ya sé quien es, que remedio. María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart y de Silva Falcó y Gurtubay y toda la madre que me parió, casi na’. Además de todo eso, se ve que tiene la que más títulos nobiliarios del mundo. Algo así como veinte de condesa, dieciocho veces marquesa, y un largo etcétera. Algunos, los sucios pobres, nos conformamos con un nombre y cómo mucho un apodo. También solemos nacer, nosotros, la plebe, en pueblos, ciudades o villas. Esta señora parece que nació en un palacio.

Que vale, al Rey lo tenemos que aguantar, porque es muy campechano, tiene un papel representati… blablabla. De acuerdo. Sangre azul y demás chorradas. ¿Pero y esto? ¿Por qué?

Porque hay muchos tontos, demasiados. Me viene a la cabeza, en esos libros o películas históricas, cuando la gente que no sabía ni leer ni escribir, se dejaban embaucar por los reyes y nobles.  Cuando iban a rendirle sus tributos, cuando morían por su bandera, cuando los vasallos vitoreaban y aplaudían como locos al paso del noble caballero. Y creían los pobres desgraciados que su poder venía de Dios. Me retumba en la memoria mi profesora de historia, diciendo, el pueblo llano, totalmente analfabeto como era…

Pues bien. Quinientos años después, las cosas han cambiado más bien poco. Saben leer y escribir, pero al paso de pensar no han llegado. “Porque viva la duquesa, que es lo más grande de España”, y yo tengo que oír eso, y respetar.

Los hay quienes han ido a vitorearla cual diosa (hay imágenes que hacen llorar al niño Jesús, lo prometo, magnifica la comparación con una serie de zombies , recuerdo que los zombies no tienen cerebro), los hay que solo hablan mierda, que si es muy vieja, que si el otro está por dinero, que si no se debería casar, que mira que morros, que no puede hablar, que tal. Cotilleo insano, envidia insana, gente que no tiene nada mejor que hacer con sus vidas que volver al pasado y adorar a gente superior, porque nacieron así, porque Dios lo dispone. Algo que choca contra toda “democracia”, contra toda igualdad, contra toda sociedad. Moderna o no.

Los que menos solo se fijan en los trajes, en lo guapos que van los invitados, y en mira que recatada la novia. Lo mezclas todo con cotilleo, separaciones, una mujer que no se tiene en pié, toreros, glamour, y sale mierda a la que van todas las moscas. Como locas.

Y mientras tanto, revistas de periódicos, titulares en el telediario, sonrisas y fotos. El paro, la OTAN, la sanidad y la educación, es siempre secundario, cuando mira la duquesa, que guapa que va, y que orgullo para la nación. A mí algo me chirría. Ellos siguen en su pedestal, y nosotros les reímos las gracias. Ya no somos sus esclavos a la fuerza, lo somos porque queremos. Ya no tiene privilegios, solo tienen poder, favores, y dinero.

Mañana querrán que seamos un país de verdad. Y no la mierda que somos.

3 comentarios sobre “Duques, duquesas, condes y su puta madre.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *