Cultura del miedo

“No hay nada que más ilusión me haría que morir de una forma trágica y salir en los titulares de antena 3”

Vale, sé que voy a morir. Hay pocas cosas que tengo claras, y una de ellas es que aquí no sé va a quedar ni el apuntador.

Ya sé que puedo morir de una gripe A, B, C o D, nueva o vieja. Sé que puedo morir atropellado por un coche, o arrollado por un tren de mercancías. Sé que cuando me monto en un avión, si algo pasa, estoy jodido y no van a quedar ni mis dientes. Sé que un señor con turbante y túnica puede llevar explosivos, hacerme detonar y quedar como un pato de escayola en la trayectoria de una apisonadora. Sé que puedo acabar en las entrañas de la tierra por el último y devastador terremoto, o, en su defecto, tsunami. Sé que en cualquier momento Corea del Norte puede tirar una bomba atómica y en lo que mueve una mosca las alas puedo pasar de ser yo, a no ser yo. Sé que hasta casi puedo escoger la forma de cáncer de la que seguro moriré. Sé que puedo morir de una y mil formas trágicas y espeluznantes a cada segundo que transcurre mi vida.

Aunque también sé que puedo morir de muchísimas más formas menos trágicas, pero, que por ello, al ser menos trágicas, parece que no asustan tanto, y en consecuencia, no importan. Y también sé que mucha más gente muere de formas no trágicas ni pandémicas/apocalípticas y nadie hace/dice nada. De hecho el problema es más grave por los millones de muertes no trágicas y evitables, que por las cientos de muertes trágicas.

Sé muchas cosas, y por ello no necesito que vengan los telediarios, que cada año me acojonan con una pandemia nueva y más mortífera que la anterior, con su cepa más resistente a los retrovirales, con el nivel de alerta casi roja apunto de alcanzar y con el pueblo tranquilo gracias al gran esfuerzo que se esta haciendo, pero sin bajar la guardia. Un día las bacterias van a ser como elefantes. O que vengan con un producto super-brutalmente mortífero proveniente de china.

Tampoco necesito que me enseñen como queda un cuerpo después de que una granada le explote a un metro, a dos, a cinco, y a diez. No quiero ver la diferencia. Tampoco quiero ver como le queda el cráneo al pobre iraquí que le paso un tanque por encima. No quiero ver el charco de sangre enfrente del portal de la última victima de violencia machista en alta definición y formato panorámico a la hora de comer. No quiero ver un cuerpo tapado por una manta del último que decidió acabar con su vida tirándose por la ventana, o del último atropellado. Tampoco quiero ver los cristales rotos del coche en el que violaron a no sé quien. Ni el vertedero donde la echaron. No me apetece ver la reproducción del crimen a escala real, ni que nadie me diga que me puede pasar a mi. No quiero que venga el especialista de turno diciendo lo fácil que es llevar un arma en un lugar publico, o que fue un fallo del motor, o que puede que alguien llevase una bomba, incluso dos, o que la conducta humana en pacientes con tal síndrome es muy imprevisible.

Tampoco estaría mal que eliminasen palabras o frases demasiado gráficas o con demasiada información como, muerte espeluznante, brutal agresión, con un dolor indescriptible, atropello sobrecogedor, ante la impotencia de sus familiares, murió en el acto, el cuerpo quedó irreconocible, violada repetidas veces, golpeado hasta la muerte, etc, etc, etc, etc, etc.

Solo quiero que los próximos días, meses, o años que me queden de vida. Me dejen tranquilo.

Lo único que pido es que en vida, me dejen vivir. Que no me asusten.

11 comentarios sobre “Cultura del miedo”

  1. No son solo palabras. Para mí es la increíble capacidad que tienen algunas personas para transformar el mundo, para descifrarlo, simplificándolo o complicándolo hasta convertir una parte de él en algo bello u horrible según se quiera y transmitírselo a otras personas provocando en ellas sensaciones, pensamientos y toda clase de impulsos. Eso haces, y eso me pasa cuando vengo aquí y te leo.

    Lo mejor es ver la tele lo menos posible. Está llena de desgracias humanas. Ya sean accidentes de avión, atentados, asesinatos en masa o gente vendiendo su vida por dos duros. Te ahorrarás horas de odio y tristeza. Y no te asustes, la vida no son solo desgracias a veces también pasan cosas muy buenas (k)

  2. Una de las cosas que más repulsa me da son los titulares de los telediarios cuando las operaciones retorno/salida. Comentan que este año han habido (por ejemplo) 24 muertos, 18 menos que el año pasado por la misma fecha, y todo eso como si fuera una buena noticia.
    Me imagino la gracia que les tiene que hacer a las familias de los fallecidos.
    Por otra parte, parece que si no quieres ver muertos en la tele eres un pazguato que no es capaz de reconocer que la muerte está ahí, y forma parte (o no) de nuestras vidas. Lo sabemos, cojones, pero no queremos que nos la recuerden a cada momento.

  3. me quedo con lo que dice #Eritrea, “Lo mejor es ver la tele lo menos posible.”. No veas telediarios y listo, todo arreglado 🙂 Pa enterarte de las noticias solo entra en servidores especilizados en las noticias que te interesn

  4. Es cierto que los telediarios enseñan más de lo que deberían enseñar, pero seguro que tú vas al cine a ver películas sangrientas o juegas a videojuegos “realistas”, ¿no? Pues ya deberías estar acostumbrado.

  5. Chapó

    Teledemierda/Basurademierda/Gentedemierda

    Mi padre se cabrea cuando quito el telediario. Pero es que me lo ponen a huevo… Se pueden contar las cosas sin que sean dichas tan explícitamente. La realidad es la misma, yo no digo que la tengan que maquillar, simplemente si mi vida ya está jodida no quiero llegar a casa y que me la sigan amargando más. Y no por decir las cosas de forma tan cruenta voy a ser más sensible a ellas.

    Lo que viene siendo el morbotelevisivodemierda

    (Tal vez me haya desviado del tema, pero me veía en la necesidad de decirlo)

  6. Muy bueno el post, he leído unos cuantos más por encima y me han gustado bastante. Por tus comentarios en el foro del Electric había deducido que no tienes pelos en la lengua. Yo también tengo un blog pero…se supone que una herramienta más para encontrar trabajo, así que me corto mucho con los temas de los que escribo y al final apenas lo actualizo. Creo que voy a pasar de historias y escribir lo que me salga del mismísimo, y a quien no le guste que se joda.

  7. Brutal, no te cortes, un blog es para reflexionar, mentir, insultar. Mira a las chicas de Wyoming y apaga la tele, a menos que quieras una dosis nocturna de luz, color y calor.
    Saludos y sigue con ese estilo tan brutal.

  8. Vamos, que eres un niñato que no quiere enfrentarse a la vida/muerte, no? Yo creo que hay un término medio en tu mundo rosa en el que nadie muere y el espeluznante frivolismo de las cadenas de televisión. Pero los de la tele quieren que la gente la vea y por eso meten morbo y violencia por todos lados, porque nos encanta.

    Además, creo que ves obvio que no te van a decir cada día en el telediario: “Hoy han muerto en el mundo N personas debido a la vejez, X de cáncer de pulmón, T por un resbalón en la ducha…” porque son cosas que no interesan globalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *