Si votas al PP, eres tonto

Sí, eres tonto. No pasa nada, tiene arreglo. Tiene arreglo siempre y cuando seas consciente de que te han engañado, que por desgracia es algo que muchos tontos no están dispuestos a admitir. Porque el peligro de los tontos es que nunca, jamás, cejan en su empeño.

El problema es que esto ya no es una lucha de izquierdas contra derechas como alguno todavía piensa y como nos quieren hacer pensar. No es una lucha a ver que modelo de estado y de sociedad queremos. Esto no es si gobierna el PP pasará esto y si gobierna el PSOE pasará lo otro. Por eso mismo eres tonto, porque no se te ha ocurrido pensar que esto no tiene que ser así porque sí. Votar al PP para quitar a los del PSOE y dentro de cuatro años otra vez lo mismo es igual a darte cabezazos contra la pared por no darte martillazos en la mano.

Y es que se nos ha ido de las manos, el PP no es un partido de derechas (que también). El PP es un partido que roba y que legisla únicamente en dirección a que su propio beneficio aumente. Roba, engaña y miente. Día tras día. A toda horas. Sólo hay que abrir un periódico cualquiera cualquier día del año y con que la mitad de la mitad sea mentira es para echarlos del país a patadas. Si no te das cuenta, no hay nada que hacer, lo siento, tu fanatismo es tan extremo que eres un caso perdido. Si al menos lo ves y dices algo así como que todos roban o que los otros roban más, eres un caso de tonto especial que trataremos otro día.

Eres tonto porque todavía no te has dado cuenta y dentro de dos años les volverás a creer y les volverás a votar y nos volverás a joder a todos. Cada palabra que sueltan es una mentira, una excusa, un engaño, una vuelta de tuerca más, una huida, una sandez o directamente una gilipollez o un insulto o una barbaridad o un delito. Al PP le da igual ser de derechas, lo mismo podía ser de izquierdas y poco cambiaría, su único objetivo es enriquecerse a través de la política, ellos y todas sus empresas, sin importar sobre quién, ni de qué manera, bueno sí, a toda costa. Venderían tabaco a un enfermo terminal de cáncer si con ello obtuviesen beneficio. Le dirían que le va a curar y le darían fuego.

No eres tonto por ser un obrero y votar a un partido de derechas, eres tonto porque te han echado de casa y les sigues creyendo. Tonto porque dijeron que iban a a arreglar el paro en dos días, han pasado dos años y todo está como antes, pero mil veces peor. Está tan mal como se lo dejaron multiplicado por todo lo que han robado y todo lo que han engañado y encima no puedes ni abortar.

– ¡Es que me dijeron una cosa y luego han hecho otra!. Tonto por creerles, por no tirar de hemeroteca, por olvidar tan fácil, por no fijarte en cómo gobernaban en las comunidades autónomas, por olvidar que nos metieron a todos en una guerra.

Tonto porque seguro que les volverías a votar para que no salgan esos del PSOE. Tonto porque no se te ha ocurrido pensar que hay más alternativas, porque coges lo que te ponen, mascadito y sin mucho pensar, porque para ti sólo hay o los unos o los otros y como te han dicho que tienes que odiar a unos pues votas a los otros y tus miras no llegan más lejos porque los demás o son rojos o perroflautas o son lo mismo o vete a saber…

Tonto porque te creíste el milagro de Aznar y no tienes ni idea de qué pasó ni como pasó, no sabes nada de economía y te crees lo que te dicen unos y sabes que es mentira lo que dicen los otros, porque no votas, fichas. Tonto porque tú eres el primero que va a tener que pagar por ir al médico o por llevar a tus hijos a la universidad y ni siquiera te das cuenta. Por no buscar otras fuentes de información, por no preocuparte un mínimo por un futuro que te afecta día a día.

Lo eres porque ahora le echas la culpa a Rajoy y pides la vuelta de Aznar o dices que Esperanza lo haría mucho mejor. Son todos lo mismo y ni siquiera puedes ni entenderlo más allá de tu telediario manipulado y tu doctrina diaria.

Tonto porque me estás echando de mi país y si protesto para luchar contra esta injusticia te permites el lujo de insultarme y despreciarme.

Tonto porque con tu voto te jodes a ti y a los otros 47 millones de españoles. Más dinero en infraestructuras que no valen para nada, menos dinero para la sanidad, menos dinero para las pensiones y el paro, menos derechos laborales, menos dinero para la ciencia y la investigación, mucho menos para la educación, menos dinero en tu bolsillo y en el de todos, menos dinero siempre para que haya más dinero en sus bolsillos. Esa es la única consigna. Y no hay más.

Vale que ellos son los malos y los ladrones, pero siempre gracias a tu vaciado cerebral, a tu incompetencia y a tu estupidez. Están jodiendo el país una vez más con tu aprobación y aplauso.

Muchas gracias por todo, tonto.

Siempre la misma historia

Policía turca defendiéndose de un sujeto peligroso

Siempre lo mismo y siempre los mismos.

La cosa no cambia. Es exactamente lo mismo aquí que en Turquía que donde quiera que pase. La misma historia con diferentes ligeras variantes: El que tiene el poder lo quiere retener a toda costa y es apoyado por unos descerebrados sanguinarios dispuestos a partir cráneos que lo más cerca que han estado en su vida a pensar es cuando una vez abrieron un grifo, los muy bastardos. Los jóvenes que se dan cuenta de la injusticia, el poder que mira para otro lado y en la calle los perros repartiendo ladridos para que al amo nadie le importune, y mientras los de siempre en casa sentados viendo a ver que pasa. Continúa leyendo Siempre la misma historia

Cómo cambian las cosas, ¿eh?

Eras un tío respetado. Seguramente te habías hecho a ti mismo. Sin muchos estudios, vete a saber cómo, pero poco a poco fuiste subiendo hasta ser algo.

La gente te saludaba por la calle, mira Pepe el del banco. Que majo, con su corbata y hasta en traje, todo erguido él, paseando tranquilamente como ciudadano respetado. Oye Pepe, mañana paso para hacer el ingreso ese, ¿vale? Sin problema Juanito, para eso estamos. Jaja. Préstamo por aquí, préstamo por allá, hipoteca, felicidad y todos cantando al unísono.

Hasta las colas del banco se le hacían a uno agradables en aquella época. Continúa leyendo Cómo cambian las cosas, ¿eh?

¿Pero de verdad hay gente que todavía tiene Movistar, Vodafone y Orange?

La pregunta es seria. Que se va una pasta, ¿eh? No me imagino una forma más sencilla de tirar dinero, aparte de quemarlo. Pero a la gente parece que no importarle.

Para saber qué compañía de teléfono contratar sólo tenemos que mirar lo siguiente ¿Se puede llamar y navegar por Internet? ¿Precio? ¿Solución de problemas? Y fin. Vamos, que no estamos comprando un portaviones. Pepepepero es que yo no se de tecnología… Amigo, es que es más difícil comprar una tostadora. Aquí la única variable es cuanto me quieren timar, y cuanto me van a dar el coñazo cuando tenga algún problema. Continúa leyendo ¿Pero de verdad hay gente que todavía tiene Movistar, Vodafone y Orange?

Por qué la religión debería estar prohibida en las escuelas

El debate no es si religión debe contar para nota media o no. El debate no es si debería ser obligatoria u optativa. El debate es que la religión debería tener una orden de alejamiento de todos los colegios públicos. Debería estar prohibido impartirla. Por ley.

¿Suena extremista? No. Continúa leyendo Por qué la religión debería estar prohibida en las escuelas

Gracias por el cafelito

Gracias a la matrona que me vio nacer, y gracias al médico que estaba fumando en una esquina por si pasaba algo. Gracias a mi pediatra que me hizo crecer sano y fuerte. Gracias a mis profesores que me enseñaron más o menos lo que era la vida, a sumar y a restar, a diferenciar las cosas y a escribir lo que escribo ahora. También gracias al bedel que nos tenía calentitas las aulas desde que tuve tres años hasta los 12, y después gracias al otro bedel, y ahora gracias al bedel de la universidad, incluso gracias a los profesores, por mucho que me suspendan. Gracias al médico que me operó, gracias a la enfermera que me cambió las gasas, a la que desinfectó el quirófano. Gracias al biólogo que cobra del estado que investigó una vacuna o una cura para algo que tuve o pueda tener. Y poniéndonos menos dramáticos, gracias al del camión de la basura, que duerme poco por las noches para tener la ciudad limpia, y al jardinero que quieras que no te alegra los días grises. Continúa leyendo Gracias por el cafelito

Becario con dos años de experiencia ¿Y qué más?

Lo peor de todo es que hemos perdido un poco el norte. Basta echar un vistazo por las páginas de ofertas de empleo y ver la situación general del trabajo en España. Igual a caos. El que no tiene trabajo mata por uno y el que lo tiene mata por no perderlo y está hasta el gorro de él, y en medio las empresas subidas en la ola aprovechándose de unos y de otros.

El insulto llega a límites insospechados cuando tras acabar tu carrera, tu máster y tener tu par bueno de idiomas, a lo máximo que puedes optar es a una cutre beca de 400 euros al mes. Con suerte, no vayan a ser 200. Y todo por la experiencia. Para eso te ahorras seis años de tu vida y empiezas trabajando de camarero, seguro que cobras más. ¿O también hay becas de prácticas de camarero? Continúa leyendo Becario con dos años de experiencia ¿Y qué más?

Movilidad exterior o me río en tu cara

Báñez dice que la salida de jóvenes de España «se llama movilidad exterior»

Que España está en la mierda es un hecho. Ya nos jode bastante, ya estamos bastante hartos como para que encima nos vacilen.

Entre mucho y una barbaridad de molesto es tener que dejar tu país porque varios hijosdeputa hayan robado hasta la nausea como para que encima los mismos indeseables te vacilen día a día. Porque parece que no, pero la reacción a su acción dañina durante décadas es nuestra ruina, nuestra pobreza y nuestra emigración. No son hechos aislados, por su desgracia estamos como estamos y deberían pagarlo. Por su desgracia nos vamos lejos de nuestra tierra y nuestras familias sin mas ánimo que encontrar un triste trabajo para comer, aunque nos engañemos con el “a lmenos aprendemos inglés”. Continúa leyendo Movilidad exterior o me río en tu cara

¿Y si tu madre fuera al vidente?

Igual la cosa cambia, ¿no?

Parece siempre que timan a los demás. Parece que esos anuncios de videntes con nocturnidad y alevosía son solo para los tontos, para los que su vida es tan triste que no tienen otra cosa que hacer que ver la tele a las 3am y poner sus esperanzas en un loco que quiere sacarles los cuartos. Continúa leyendo ¿Y si tu madre fuera al vidente?

Esas películas que no se olvidan…

Como estoy bajo moral para escribir, básicamente tan harto de la situación, y por no dejar el blog a dos velas, voy a contaros algo sobre el cine que más me gusta, lo mismo os sirve de algo. Ahí van mis películas preferidas.

– Pequeña Miss Sunshine y American Beauty. No sé porque pero no puedo separar estás dos películas en mi cerebro. Cuando pienso en una pienso en la otra, y viceversa. De hecho siempre que las reviso veo una seguida de la otra. Pequeña Miss Sunshine es esa película que trata de manera estúpida un problema social aparentemente aislado que puede extender a otros muchos. Continúa leyendo Esas películas que no se olvidan…