A vueltas con el iPad del congreso

Ayer se desató bastante revuelo con el post de Alberto Garzón, Acerca del kit tecnológico y la ética de los diputados.

El caso que el nuevo diputado de IU, defiende quedarse con el iPhopne y el iPad como “herramientas de trabajo”, porque, en resumidas cuentas, total todas las empresas son malas porque el capitalismo es malo, y no podemos estar todo el día mirando que productos consumimos. “Estamos sumidos en una situación en la que no hay manera de saber lo que estás haciendo cuando haces lo que haces”, con la única salvedad, de que en este caso particular, lo sabes (que Apple es una empresa de dudosa moral). Tratando de justificar lo injustificable, pero es que además, no se habla de eso.

– En mí opinión, mucha palabrería para defender lo indefendible. Aquí no estamos tratando si Apple es una empresa explotadora (que también). Aquí no creo que estemos tratando el tema del software libre (que también).  Su argumentación puede ser correcta , pero aquí el tema es un privilegio, un capricho, por el cual cada diputado saca por la cara el móvil y la tablet más caros del mercado.

– Porque poniendo cómo excusa “para trabajar” no se justifica. Porque “para trabajar” un diputado puede manejarse con un móvil normal, de esos que llaman y mandan mensajes. De ahí a un iPhone hay un trecho, y por el medio muchas opciones válidas. El tema no es que con un móvil de gama media no puedan trabajar. El problema es que han ido a por todo, sin cortarse, y no, perdóname, pero no hace falta un iPhone para trabajar.

– Porque un iPad no es una herramienta de trabajo, ni mucho menos. Es útil para un diputado, como es útil para mi abuela. Que vale, que tienen que estar conectados y tal, pero un iPad es una golosina, no es práctico para trabajar. Otra vez se han crecido, y han ido a por lo último tirando de gasto estatal. Una herramienta de trabajo correcta, a la que nadie en todo España hubiera puesto objeción, hubiese sido un netbook de marca X. 300 Euros y la mejor opción, sin duda, para una persona que se mueve y necesita trabajar.

– Porque suena de coña que pidan austeridad, solidaridad y más cosas que suenan a risa cuando se da el ejemplo contrario y se regalan caprichos innecesarios. Cualquier otro móvil, pasa, pero el más caro del mercado, insulta.

– No es incompatible se de izquierdas y querer tener un móvil guapo. Si hubiera cogido el móvil y la table sin decir ni pío, quizás no hubiese pasado nada. El problema ha sido la voltereta ideológica para justificarlo.

– Seguro que todos los nuevos diputados tienen un móvil y un portátil que les sobra para desempeñar su trabajo. Ni siquiera es un argumento para negarse. ¿Y si en la inauguración del nuevo congreso hubiese putas y champan? No, no, es que eso ya estaba así cuando nosotros llegamos…

– En la política, importan muchas veces más los gestos, los detalles, que las convicciones o los hechos en sí, es triste, pero es así. Se ha perdido una gran oportunidad de “desacreditar”, al menos un poco, los privilegios de los parlamentarios. El primer día, del nuevo en el congreso, vas con el iPhone y el iPad, y se lo devuelves al presidente del congreso. Quedas cómo dios, quizás consigues hasta algún titular y lo más importante, generas el debate necesario. Y todo siendo consecuente con los principios que defiendes y sin cogértela con papel de fumar. Después si quieres, un mes devuelves un poco menos de sueldo, y te compras lo que quieras. Izquierda Unida 1, políticos complacientes de toda la vida 0.

Una conversación interesante al respecto, cómo esta ente @teleopreador y @agarzon.

Otro hecho curioso ha sido el ataque de @gallirregalándole un neetbok con software libre a Alberto Garzón. Cumple tres objetivos, a mi ver, que puede rechazar los regalos, que puede ser consecuente con su filosofía pro software libre, y otra que puede pasar un poco de puntillas es, que no todas las empresas son malas, ya que con un gesto así blablaba… El único problema es que el motor de esta reacción puede haber sido solamente el pique que mantienen ambos desde hace tiempo sobre el 15m, un pique más bien dialéctico y un tanto estéril.

También es verdad que el ataque ha sido un poco desproporcionado. Sobre todo entre los que están a la espera de que la izquierda se acerque a una langosta para acusarlos de burgueses, de ir contra sus principios y de haber traicionado al pueblo y su forma de vida. Todo esto mientras ellos se ponen ciegos. Sin duda creo que es de agradecer a @agarzon que converse e intente explicar su postura en su blog y en twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *