Pañales. Juguetes, para él y para los amigos que cumplen años. Libros de texto. Mochila. Ropa. Calzado. Cuaderno. Comedor escolar. Cursos de música. Deporte y ropa para hacer deporte. Vacunas. Cuando crezca: ordenador, consola, bici (¿moto?), móvil. Además de colegio y sanidad.

Lo que más me gusta es lo de Cuaderno. Un gasto que podrá hacer que la economía familiar se vea gravemente perjudicada. Aunque también se lleva la palma lo de ¿moto?. Claro y si pones: Ferrari, vacaciones en Cancún y caviar para merendar pues nos vamos de 5000 a 50000000 euros. Pero la cosa no decae, se pone mucho mejor.

Entre otros muchos disparates como:

España destina de media siete de cada diez euros de su sueldo a criar a su hijo. El 65% del salario si es hombre, el 81% si es mujer.

Lo cual obviamente es mentira, como todo el artículo, por esa regla de tres, muy poca gente tendría siquiera un hijo, ni digamos dos.

Pero lo que más me ha gustado viene ahora: (La región de residencia determina dónde criar un hijo supone un mayor esfuerzo)

Resulta que en Madrid criar a un hijo de cuesta un 19% del sueldo, y en Cantabria 146%. !!! &·$%&·&!!! Lo cual es una pena, porque la maternidad del hospital de Santander debe estar entre muy llena y muy vacía (siguiendo con la tónica del artículo). Es que tiene tan poco sentido que no resiste ni el más mínimo análisis realizado por un niño de 7 años.

El caso que mirando por encima el estudio las gilipolleces continúan:

Crece la oferta de productos de lujo o de gama alta para los niños y jóvenes: desde grandes firmas de moda, hasta los complementos electrónicos más sofisticados. Así, el gasto en ropa varía en horquillas muy amplias que van entre los 600 y los 1.400 euros (de 3 a 12 años), entre los 760 y los 1.500 (de 12 a 15 años) y los 895 y los 1.600 euros (15 a 18 años)

Y es que no se puede decir “cuanto cuesta criar a un hijo” y mentar “productos de lujo” en el mismo artículo. Pero vamos, 1400 euros de ropa al año para un niño de 3 a 12 años me parece un poco estúpido. O lo han escrito desde Zarzuela…

Esta tampoco tiene desperdicio, mejor ni la comento:

Se consolida, y crece, el consumismo de los adolescentes y jóvenes en partidas como higiene (comparten menos los productos de consumo familiar, prefiriendo sus propios cosméticos), ropa y calzado y nuevas tecnologías (que un joven de dieciséis años tenga móvil, puede suponer un coste en “recargas” de hasta 720 euros al año).

Lo peor del artículo no es que sea una mierda integral de arriba abajo. Lo peor es que ha salido en portada de meneame sin un solo voto negativo, lo cual es bastante preocupante. Que los lectores de elconfidencial se traguen esto pues mal pero pase, ya que están acostumbraos a un periodismo de titulares sensacionalistas que rozan la burda mentira. Pero que en meneame la mayoría de la gente haya entrado al trapo sin ni siquiera una sola voz discordante… Pues preocupa un poquito más.

Otra cosa importante, artículos como este son contraproducentes, porque como todos sabes está muy caro criar niños y con los sueldos de la mayoría de la gente ahora se pone bastante cuesta arriba, y esto puede ser una de las causas principales de los pocos nacimientos que hay en España (junto con otras, obviamente). Y un artículo de este estilo que no se ciñe a la realidad ni de lejos no hace más que enturbiar un debate que debería ser más que serio.

Y para acabar, lo que más molesta. Siempre que salen estudios de este tipo hacen notar que puedes elegir entre sanidad pública y privada, y también educación. Siempre siempre siempre que tratan este tema en un telediario meten en grande “es que el colegio y la sanidad son muy muy caros y blablbalba” o sale el periodista diciendo “los pañales, la comida o el colegio pueden ser gastos muy grandes para las familias etc. etc.” Y no, por ahí no pasa la cosa. Tenemos una sanidad y una educación pública al menos por ahora buenos o muy buenos, así que en los gastos de “criar un hijo” eso, por ahora repito, no entra.

Y meterlo en los estudios es faltar a la realidad, ya que para criar a un hijo no hace falta gastarse dinero en sanidad y educación privada, y de hecho la mayoría de la gente no lo hace. Y con ello quieren hacer ver que “puedes aspirar a más” que a la pública o que eres un “rata” y te gastas poco dinero en tus hijos.